Ir al contenido principal

EL RETORNO



Veo cómo papá sigue fielmente el mundial de fútbol, algo decepcionado, porque España perdió 5-1 frente a Holanda. Mamá, tan servicial y abnegada como siempre, le está haciendo una tortilla a papá, mientras acaba de calcular la facturación del mes. Otra vez cenará deprisa, al tiempo que hace los balances. La relojería no debe andar muy bien. Las caras de preocupación y los debates interminables de la sobremesa y de las noches en la terraza, mientras nos acompaña la luna, así parecen confirmarlo. La abuela tampoco goza de buena salud. Puedo ver cómo se tensa su cuerpecito arrugado a cada paso que da por las habitaciones de la casa, sintiendo cómo la lucha que emprendió contra el cáncer, hace un par de años finaliza su ciclo. Me lo ha dicho indirectamente, en un nuevo lenguaje que confirma aun más el amor que siento por ella y del que soy orgulloso receptor. De modo que aprovecharé para culminar mi estrategia espiritual. Esta intuición me ha dicho que la tregua en el avance de las células cancerígenas por su maltrecho colon quiere reemprender la actividad y hará que muy pronto deje el mundo de los vivos, lo puedo presentir. Solo los gemelos en su habitación de estudio parecen regalar al presente fugaces alegrías. Acaban de aprobar la selectividad con notas excelentes y el año que viene iniciarán el nuevo rumbo académico en la Universidad. Así que todo sigue igual, igual que hace unos meses.

¡Qué guapo estoy en esa foto de graduación!. Y en aquella otra que nos hicimos durante las primeras vacaciones que papá se tomó en muchos años, cuando conseguimos por fin visitar Argentina y a toda la família de mamá. Siempre habían sido ellos los que habían venido a nuestro encuentro. Supongo que papá se mantiene aferrado al negocio y al entorno. Siempre le gustó vivir pegado al terreno, sobrellevando como podía las circunstancias de la crisis, sin atreverse a realizar demasiados cambios. Al fin y al cabo, pertenecemos a una dinastía de relojeros y la tradición manda. Mi bisabuelo le dejó su legado a mi abuelo y finalmente éste a mi padre. Aunque tengo la firme convicción de que la saga no continuará y esto va a ser irremediable. Papá lo sabe, lo que no hace más que agudizar su pesimismo.

Los avatares de la vida me han hecho aterrizar nuevamente en esta casa, llena de recuerdos, de detalles de cerámica y mármol, de cuadros antiguos y relojes de época. Todo está clásicamente dispuesto y ordenado. La sala de estar parece una exposición de reliquias y vestigios de un pasado histórico e inalcanzable. Mi hogar es prácticamente una mansión por sus dimensiones. Abarca una superficie de 170 metros cuadrados y es difícil de mantener, por cierto. Construida por mi bisabuelo en 1870, conserva todos aquellos elementos de antaño de valor existente, prácticamente desde sus orígenes, como la piedra y las vigas de madera en los techos. El resto de elementos, a excepción de su estructura original, han sufrido leves reformas y modificaciones adaptándose a los tiempos que corren. Constituye una mezcla de estilos, pero la decoración antigua se entremezcla de forma ecléctica con otros ornamentos más modernos, de manera que el aspecto resultante es de lo más acogedor y funcional. Y luego está, por supuesto, la energía de los presentes, al igual que la mía propia. Jamás pensé que volvería tan pronto. Lo que sí sé es que debo continuar protegiéndoles, salvaguardar sus movimientos. Siendo el primogénito, me he visto siempre inmerso en esa tesitura. Sin embargo, aunque entonces lo creí necesario, ellos jamás me lo pidieron.

Ojalá fuera capaz de abrazarles, rodear con mi cuerpo sus siluetas de barro, sus apesadumbrados rostros y llorarles con lágrimas compasivas, logrando contrarrestar sus sentimientos de vacío existencial. Pero mi naturaleza me condiciona inescrutablemente. Los designios y las señales que me vinculan con mi nuevo estado me lo impiden taxativamente. Soy consciente de que no volveré a derramar lágrimas de desaliento, que en mi espíritu no volverá a aflorar la añoranza ni la desesperación. Debo de estar a estas alturas enormemente entrenado. De todos modos, jamás me he caracterizado por ser una persona que se emocione con facilidad, siempre he preferido demostrar afecto a través de cosas palpables, de forma materialista. Puedo asegurar sin temor a equivocarme, que ellos aprecian de manera especial que siempre haya estado ahí, apoyándoles, sobre todo, económicamente. Para eso mi padre ha trabajado duramente toda su vida, para poder ofrecerme un futuro digno. Llegar a ser ingeniero de caminos me proporcionó un empleo estable, con una buena retribución.

Parece que nada ha cambiado. El reloj de cuco, una de las joyas que heredó mi padre, es un elegante objeto tradicional al que le tenemos mucho aprecio. Tiene el péndulo y el gong de platino y despide mecánicamente a nuestro pajarillo dorado, un ser inanimado con alma, que irrumpe alborotadamente con su cantarina onomatopeya para amenizar los ratios del tiempo. Además, parece que ahora la casa está resguardada con mis fotos. Están por todas partes desde hace tres meses. Esa variante visual ofrece emociones intensas, llena el espacio y corta el silencio. El ambiente de pena que enrarece el aire, está acompañado por los suspiros vehementes de mamá y las conversaciones durante la sobremesa. Me doy cuenta de que he adoptado un protagonismo inusual.

Intento muchas veces consolar a mamá, secarle las lágrimas con el suave roce de mis dedos,  adormecerla en su mecedora cuando mira distante hacia un punto lejano de la conciencia. Esas noches en que finalmente papá y mamá se quedan solos, intercambian impresiones veladas al filo de la frescura reconstituyente que emana de las corrientes de aire que provienen de la calle. Ambos se sientan plácidamente en la terraza y contemplan las estrellas apoyados en la baranda del balcón buscando una entre todas las demás. He intentado tocarla, besarla, rodearla con mis brazos, susurrarla al oído. Pero me quedo al margen, contemplándola desde las distancias cortas y escuchando los gemidos de pesar.

Me siento imposibilitado siquiera de rozar el contorno difuso de los objetos y los trazos corporales de mis familiares. Cuando se produce la ósmosis y puedo traspasar su materia corpórea, les trasmito amorosamente la energía de mi aura. Es en ese momento cuando siento el calor de la sangre en circulación, oígo cómo respiran, como late su corazón...En ocasiones mi madre ha llegado a estremecerse, como si notara una presencia ajena a su dimensión y comienza a temblar de frío. Pero en el momento en que me separo de ella, todo vuelve a los cauces naturales en que se mide la relatividad del mundo tangible. Desde el universo intangible, les observo, velando por ellos, tal y como hicieron por mí el día que partí. Sencillamente trato de cuidarles con el esmero que merecen. les protejo desde la nada, donde estoy, en el contexto del vacio, en un lugar intermedio donde no existe ni tiempo ni espacio. Es allí donde decidí quedarme, conmovido por el dolor que transmitían sus almas. Me he convertido en su guardián protector, soy un espíritu doméstico que transita por la difusa frontera entre el más allá y el hogar que me vió nacer, meditando calmadamente desde la nebulosa infinita de mi ausencia.

                            

                                   LUZ CASAL - ENTRE MIS RECUERDOS

-->
PINCHA EN LA FRANJA NEGRA PARA DESPLEGARLA Y COMENTAR DESDE GOOGLE +

Comentarios

  1. A medida que leía, pensaba que la historia iba a tomar otro rumbo, pero después ya entendí la situación del narrador-personaje. Muy buena historia

    ResponderEliminar
  2. El recurso utilizado ha sido mantener oculta en un principio la verdadera naturaleza del narrador omnisciente a la espera de la parte final. Me alegro que te haya gustado. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Fácil seguir tu narración, muy amena. Has desvelado en su final un misterio que no sospechabamos, dejándome el agudo dolor de la muerte de un hijo sobreviviendo a unos padres. Duro, muy duro.

    Saludos Calados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Las Gemelas del Sur,
      Siempre suelo culminar los relatos con finales inesperados o impactantes, es un recurso al que me he acostumbrado, jeje
      Me alegro de que el relato haya sido de tu gusto, si bien es cierto, al final el resultado se transforma en tristeza, no hay nada más doloroso que la muerte de un ser querido. Sin embargo, he querido reproducir no solo la nostalgia, también la esperanza por la trascendencia de nuestras almas en los reencuentros del destino final.
      Gracias por leerme y por comentar.
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE ENRIQUECE CON TUS COMENTARIOS.
¡¡MUCHAS GRACIAS POR PARTICIPAR!!

Blogs interesantes

Mi otro Blog

votar follow us in feedly Dame tu voto en HispaBloggers!  Estadísticas
Donar. Más información
MundoLiterarioTusrelatosUnión Hispano Mundial de Escritores
NetWriters

LOS POSTS MAS LEIDOS DE LA SEMANA

EL TREN Y LA ENSAIMADA

Clavé la mirada libre,  de mis ojos verdes apresados, en los criterios heterodoxos de tus sublimes brazos,  ¿de cuántos besos y abrazos estaremos hablando?
Pasmada me quedo,  observando las roturas y las tenebrosas florituras de aquello que se debe obviar; toda lucha es dura y ardua, de pasmo solemos gritar. ¿Pero qué hay de la práctica en la soltura de las batallas por dar? Recuerda que no está de más la prueba y la forma en demostrar.

Se abrió un pétalo de rosa,  se cortó la mala yerba, se quemaron los rastrojos, aunque solo fuera unas horas. Días, a más tardar.  Unos pocos años, si me apuras,  cuesta repoblar jardines y campos  tras un incendio. Y me enerva. Porque aun tengo la espina ¡ay, púa que escalda!  clavada en el duodeno.
Tengo frío, estoy cansada,  espinada y contrahecha por los huesos.  Aunque la rosa florezca,  cantando entre rosales a los abriles con olor a lavanda. Hay una tregua inspiradora. Miles de aprendices, cadetes, rodean la pradera madre, la del sol que reseca la contienda y aporta clorofila a la…

ALGUNOS ASPECTOS DEL AMOR Y LA MUERTE DE UNO DE LOS ÚLTIMOS ROMÁNTICOS: BÉCQUER

Entre sudor y fiebre de empozoñada tuberculosis, se debatía entre la vida y la muerte el gran poeta del amor romántico. Ella, la amada sin nombre, nunca lo despediría, el mundo sí, aunque fue después de su trascendida muerte física. 
Con sus rimas en los estantes, agonizante en las postrimerías de su vida, había presentado ante sí mismo a su amor ideal, intocable, inmaterial, fusionándose en una unión idílica y rupturista. Amor fugaz frente a la realidad objetiva de Stendhal, Clarín y Flaubert y sus respectivas Ernestinas, Anas y madames Bovary. 


¿Qué es poesía? --dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.  ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú.

Es tarde ya y Becquer debe marchar. Allí. En la casa número 7 de la Calle Claudio Coello, se nos va sin remisión. A pesar de sus desvelos, la seguirá amando por encima del bien y del mal, en las oscuridades misteriosas de las noches heladas. 
A aquella desconocida muchacha que había visto en el balcón de la casa de la Cal…

TRES MICROS SOBRE LA SERENDIPIA

PAPILLA Aquella desgarbada madre se tiraba de los pelos y blasfemaba contra Dios, el Gobierno, la asistenta social, el lumpen borrachuzo de su marido, la arrogante lista de espera del comedor social del barrio, burocrática y segregacionista...Había días que su tortura diaria, lo peor de su azarosa vida miserable en aquella destartalada casa okupa llena de ratas y de cucarachas, consistía en tener que contemplar entre lloros y moqueos la interminable escasez de la despensa y la nevera. Muchas veces, el espacio interior de ambos cubículos se transformaba en la más absoluta nada. Era una solemne putada, pues esa madre, por no tener, no tenía ni papilla para el bebé. Debía de pintarla o inventársela. Su niño de año y medio que apenas pesaba siete kilos llevaba casi un día entero sin comer. Estaba tan muerto de hambre que no conseguía despegar los ojitos si su mamá no le pellizcaba en el culete. Devanándose los sesos y echándole un poco de imaginación, se le ocurrió picar un diente de ajo, …

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: POEMA SANGRIENTO

  Trabajando con fuego y acero, del telar a la máquina, del cultivo, al montaje, lo que se urde en la cadena me fabrica la mortaja. Es la producción denigrante, que adiestradamente cambia, mi tierra por un patrón,  el trigal por un centavo, creando miseria al esclavo,  en fábricas y talleres. Ni siquiera el Infierno contempla, reinado de Don Banquero, con las huelgas no nos queda,  sopa, tocino o pan negro. Por eso mujeres y niños, que son los nuevos obreros, en carromato viajan hacia el Mitin de San Pedro. La Revolución Industrial crece, y aumenta la demografía; hambre con explotación se alía, en un opio de 14 horas por la sangre derramada. El Proletariado nace, se hace con fuego y acero..


China Crisis - Working with fire and steel


-->  Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU! Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. …

LAS NUEVAS PLANTILLAS DE BLOGGER, MUCHO MAS PROFESIONALES

Como sabéis, este blog es literario y cultural y no suele tocar cuestiones relacionadas con el diseño o la programación en html, entre otras cosas, porque no es su función, ni es mi campo. Para nada soy una entendida en esos temas. Sin embargo sí he hecho algunas excepciones puntuales, siempre bajo mi experiencia y uso. Cuando he tenido que realizar alguna modificación o emplear alguna técnica concreta que varía el aspecto de alguna sección, entonces he hecho una entrada especifíca hablando de ello. Para eso tengo una apartado dedicado a esta labor que podéis encontrar en una de las pestañas del Menú de cabecera: Blogging
En esta ocasión quiero hablaros de un tema interesante a este respecto y que puede venirnos bien a quienes pertenecemos a Blogger.
Hace días nos llegó el aviso de que había nuevas plantillas para usar. Estas plantillas son compatibles con todos los dispositivos, pantallas (cualquier resolución) y sistemas operativos.
Lo que ha hecho Blogger ha sido implementar nuevos …

EL SENTIDO DE LA MUERTE. MORIR EN LA LITERATURA

Francisco de Goya - Saturno devorando a su hijo  Imagen con licencia Creative Commons
La muerte ha sido desde tiempos de la Prehistoria un motivo recurrente de desasosiego. La ritualística, los sentimientos entrelazados, el duelo, el pensamiento simbólico recreado en torno a la figura de los antepasados, las diversas manifestaciones de homenaje a los muertos, la significación del misterio, su meta y su fin, son todos ellos factores que han generado un enorme impacto cognoscitivo en la conciencia colectiva de las diversas comunidades tribales y en la dinámica del conocimiento. También el concepto de muerte ha sido desarrollado por la Gnoseología ya que el conocimiento humano en general puede estar fundamentado con otros conocimientos particulares. 

Lo que unifica a las múltiples civilizaciones coexistentes es el impacto social que ha tenido y sigue teniendo la muerte desde mucho antes de encontrarse los primeros indicios de escritura. Prueba de ello son los hallazgos arqueológicos de rest…

EL PODER DEL LOBO SOLITARIO. LA SOLEDAD BUSCADA.

El término "lobo solitario" es un binomio de dos palabras que al unirse forman un concepto abstracto que merece cierta consideración. También denota una acepción popular dentro de un contexto sociológico concreto.  Definir qué son exactamente los lobos solitarios utilizando una terminología rigurosa parece de entrada sencillo, aunque cabe precisar ciertos criterios para establecer su verdadero sentido. Lo primero que nos puede venir a la cabeza como personificación representativa es que se describe a un grupo de personas con características y rasgos singulares cuya connotación aparece claramente demarcada por el propio concepto que lo define, esto es, personas que viajan en el sempiterno camino experiencial de la vida con un criterio unívoco y con una determinada orientación independiente, con su soledad a cuestas y que luchan sagazmente por situarse en equilibrio bajo un mundo globalizado y socialmente adaptado para la interacción colectiva. Por tanto, no se puede eludir que…

"EL GRITO" DE MUNCH, MUCHO MÁS QUE UN CUADRO

Creo que todos o prácticamente todos, conoceremos la archifamosa obra pictórica"El Grito", deEduard Munch,que fue un pintor y grabador noruego nacido en 1863. El cuadro se enmarca dentro de lacorriente expresionista.
Al igual que le sucede a mucha gente, siempre me llamó la atención este cuadro por la fascinación que desprende y por su visualidad y expresividad. Se podría catalogar como la caracterización más genuina de la angustia humana en el terreno pictórico. De hecho, Munch, guarda otras obras con esta temática. Como no soy experta en obras de arte, ni en pintura y mucho menos una purista de la ciencia artística, dejaré en manos de los expertos y críticos el análisis más formal del legado de este cuadro. Voy a limitarme en este post a exponer detalles, esbozos psicológicos, curiosidades y otras ideas originales derivadas de la representación de El Grito,así como los elementos y manifestaciones que hayan podido influir con posterioridad y como repercusión. De entrada, os …

HAIKUS, PEQUEÑOS SOPLOS DE VIDA NATURAL

-"Ven, toma", grité, y el perro del trineo se arrastró hacia mí.
En pared, duermes. Abril del caracol. Cama húmeda.
Oleo esbozado por pintor de paisajes: Sorolla y playa.
!Cigarra tonta! ¡Prepara el invierno ya! ¿Ves a la hormiga?
Se cayó el gato. Enfurruñado sale de la piscina.
De nuevo el mundo recibirá a las flores de otoño. Rosas.
En el deshielo, huyendo van las truchas del pescador.
Libre en su estío, Juan Salvador Gaviota no caza, vuela.
Se eleva el cóndor. Desafía a la nieve del Machu Picchu.
Los rayos del sol ya calientan álgidos en pleno agosto.

El bajel marcha curtiendo al Sol las pieles de los piratas.
Bajo la lluvia corren los caracoles con lentitud.
Comen melones.  Todavía es invierno. Son de cámara.
¿Por qué preguntas?

UNA NOCHE SOÑÉ QUE OVIDIO ME HABLABA DE AMOR. 3.- TRASCENDER

Era como si su cuerpo, conectado a su mente, en ese momento, estuviese inundado de miles y miles de vórtices o chakras activos que conformaban un holochakra o cuerpo de energía. Precisamente, su energosoma le indicaba que, él, era la identidad conformada de esa persona que le gustaba desde hacía un tiempo. Le había dicho claramente a Matilde un "Si, me gustas", respondiendo a la inquietante pregunta de ella: "¿Te gusto?"
Julio era su compañero de trabajo desde hacía dos meses. Había entrado a sustituir una baja, de modo que solo había firmado un contrato temporal, renovable, si el otro chico ampliaba dicha baja laboral.
Todo aquello que parecía ser corroborado con la mente, sin embargo, no relucía de modo práctico y en los hechos. El día a día era monótono y aburrido en aquellas oficinas. Y, paradójicamente, ni Julio, ni Matilde, habían cruzado jamás palabra alguna, fuera de los momentos puntuales en los que debían de coincidir para alguna tarea en común o, en aquell…