Ir al contenido principal

UNA PEQUEÑA INSURRECCIÓN




Las fiestas patronales en el pueblo eran todo un acontecimiento. Se festejaban en Septiembre y en ellas se vivía el fervor religioso con cierto adoctrinamiento pero también existía una motivación pagana representada en lo no relacionado estrictamente con las procesiones y actos religiosos. Dentro de los festejos se incluían el concurso de tiro y arrastre y los bous embolats, un festival de música de bandas, verbenas, mercado medieval, castillo de fuegos artificiales, mascletà, concursos para niños, teatro de varietés y otros espectáculos musicales con actuaciones. En definitiva, todo el mundo, fueras fiel creyente o no, participaba del jolgorio y el boato. Era la oportunidad más presente, de mostrar tu marca de paisano, tus mejores galas y atributos y de patrocinarte y hacerte visible. También significaba una oportunidad de buscar novio/a, más si cabe en las lustrosas verbenas donde la endogamia permitía tener contacto con la rama familiar más alejada en el tiempo y los amigos de tus amigos y de tus familiares, todos ellos demasiado próximos, según mi parecer.




Siempre me asfixió el ambiente clientelar y la facilidad  que se te ofrecía de alternar con toda aquella alma que te encontrases. No me gustaba demasiado vivir en un territorio tan acotado y más cuando la confianza en lo ultraconocido te hacía tener que hablar con todo quisqui. Aunque también existía subterfugiamente una metodología obligada para seleccionar. Muy sutil, eso sí. De tal manera que, en ocasiones, no había forma humana de averiguar quiénes eran mis verdaderos amigos y quiénes mis auténticos enemigos.



Una de las cofradías en honor a la patrona era la de San Luís Gonzaga a quien se advocaba en una de las procesiones que había programadas. La particularidad del recorrido no era otra que la exclusión en él de las mujeres y por tanto, vetarlas de la participación. Mi espíritu rebelde y el de otras chiquillas de mi edad se unió un año de mis vacaciones para confabularse contra esa tradición, por considerarla ridícula y sectaria, dando paso así a una minoritaria rebelión en “petit comité”, lo suficientemente escandalosa como para dar  que hablar durante un tiempo.



Éramos cuatro las niñas en contienda. Dos amigas, mi hermana y yo. Urdimos un plan maquiavélico y a la vez simplón para poder nadar en contra de la corriente y significarnos como el grupillo de las “enfant terrible”.



Durante todo el año la virgen se encontraba resguardada en su santuario, en la hermita del segundo monte más alto de la comarca. El primer día era cuando se la bajaba en romería hasta la Iglesia. El segundo día se celebraba una misa de conmemoración y una procesión dedicada, combinándose los actos lúdicos que ya he mencionado con los religiosos. El tercero era la fiesta del Voto de Acción de Gracias y volvían a entrar en acción e intercalados, los actos lúdicos con los propiamente religiosos. Por fin el último día, era el elegido para honorar a San Luís Gonzaga, patrón de la juventud. El último domingo de septiembre se realizaba la “Subida” de la Virgen a su santuario y se celebraba una novena y otra procesión de similares características a la “Bajada”.



El día en cuestión nos habíamos reunido clandestinamente para decidir en qué tramo del recorrido íbamos a irrumpir, con cierto disimulo y como quien no quiere la cosa, al hilo de “yo es que pasaba por aquí y no me había enterado”. Finalmente sería en la calle anterior a la Avenida principal. Con los cirios a cuestas y toda nuestra ilusión por trascender en la historia del Libro de las Fiestas, nos fuimos adentrando por las estrechas callejas, sorteando a devotos y curiosos emperifollados y engalanados hasta las cejas. Llevábamos con nosotras unos aires triunfalistas antes ya de involucrarnos en el meollo, propios de quien va a realizar una justa y honorable azaña en pos de nuestro sexo que nos transformaba de repente en unas prematuras y tiernas feministas.




Una vez dentro de la fila, observamos que, efectivamente éramos las únicas féminas de la procesión, a excepción de una clavariesa uniformada totalmente de negro, seguramente con el objetivo de hacer una legítima promesa al patrón, porque iba descalza. Consideramos, dada su estratégica tranquilidad, que formaba parte del proceso y que era “legal” o que quizá lo hubiese solicitado formalmente a quien correspondiese. Comenzaron pronto las burlas de los clavarios más jóvenes. Nos llamaban marimachos y reían concienzudamente, gastándonos todo tipo de bromas-cliché, como envalentonados piratas bárbaros que no aceptan en su barco a mujeres sino es para ultrajarlas y humillarlas solamente por su intrínseca condición de debilidad y desamparo. Ello no hizo más que animarnos y darnos alas para continuar en nuestra lucha reivindicativa. Mientras avanzábamos hacia la parroquia, las beatas de mediana edad y las más ancianas, nos lanzaron todo tipo de improperios, nos llamaban sacrílegas y pecadoras. Paradójicamente, ningún hombre a partir de la veintena se metió con nosotras. Yo creo que los que integraban esa franja de edad, hasta llegar a la más entrañable vejez, comprendieron nuestro alegato. Los más, nos observaban con indiferencia, los menos con curiosidad e incluso, jocosamente, porque les parecía simpática la iniciativa.



Hasta que una de las cuatro, mi mejor amiga, resbaló por culpa de un reguero de cera derretida en el suelo. A los ojos de nuestras más virtuosas detractoras, había llegado del averno la humanizada señal del demonio para usurpar la paz, envuelta con tela de algodón pintada de frutas que llevaba los calcetines blancos de espuma hasta las rodillas, pero en realidad, así nos pareció, se había precipitado al suelo un elemento sagrado, pueril objeto enseñante de la más angelical de las purezas que mostraba, falda al vuelo subida arriba del ombligo, unas inocentes cubre-verguenzas de nailon color blanco satinado que correspondían a un querubín. Sin embargo, no tardaríamos en comprobar que acabábamos de descender a los infiernos del purgatorio. Las sonrisas y risas de los jóvenes festeros de la cofradía, se transformaron en estridentes carcajadas. Nos encontrábamos justamente en el punto donde faltaban unos metros para alcanzar las escalinatas que conducían a la puerta de la Iglesia, donde se iba a celebrar la misa.



Motivados por el escándalo y por la naturaleza original del acto religioso, solo para hombres, los cofrades no nos dejaron entrar al interior del templo. Sin ninguna sensación de vergúenza, los cuatro ángeles del infierno no paramos de reír concentradamente hasta llegar a casa.



Fue entonces cuando comprendí el valor y el sentido verdadero que había tenido nuestra iniciativa revolucionaria. A partir de entonces, empezamos a proyectar otra imagen a las compañeras de clase y amigas, a nuestras madres, abuelas, vecinas, que habían dejado de mirarnos con los ojos de la infancia para considerarnos abanderadas de la libertad y el libre albedrío. Recibimos sabios consejos de cómo administrar nuestro tiempo y con quién, advertencias acerca de los peligros de la adultez y adiestramiento de nuestro rol en la sociedad. Era como si estuviésemos cruzando un puente frágil e inseguro, desconocido, que nos conducía hacia la búsqueda de un nuevo lugar en el mundo. La frontera de los doce años fue atravesada con cierto descontrol y precipitación. Ya no volvimos a la Iglesia, las clases de religión fueron sustituídas por las de ética, aprendimos a falsificar los carnets de identidad para poder entrar a las discotecas de los pueblos de alrededor y de la capital y dos de nosotras se echaron novio. Al año siguiente se permitió oficialmente la entrada de clavariesas en la cofradía de San Luís Gonzaga.



La regeneración que tuvo lugar en mí, particularmente fue mucho más transcendental, espiritual e ideológica. Sometiéndome a los dictados que la conciencia me dictaminaba y lejos de aferrarme al dogmatismo más conservador y perecedero, me sumé a la investigación y consiguiente hallazgo de la ciencia de la dialéctica, del materialismo histórico y del económico. Abandonando por completo el empirismo y la metafísica, hallé un sistema de creencias no humanistas que me condujeron años más tarde a encabezar la práctica de la lucha política activa. No obstante y a pesar de mi declarado rechazo a la doctrina católica, no me quise alejar demasiado del estudio de las leyes que rigen el Universo y todos sus movimientos, incluyendo en esas concepciones materialistas y profundamente ideológicas, un significado renovado de dios bastante  personal.





         Golpes Bajos - Malos tiempos para la lírica


-->
PINCHA EN LA FRANJA NEGRA PARA DESPLEGARLA Y COMENTAR DESDE GOOGLE +

Comentarios

  1. Es una auténtica bendición ver como las cosas cambian, y hasta ahora eran para mejor. La mujer está discriminada todavía y esa lucha no creo que sea sólo de ella. Como maestro, he tenido la suerte de conocer el gran pundonor de las niñas al lado de los tontos de lava que a veces somos nosotros. Ese en el principal cambio, esa lucha constante en la que los hombres dejamos de estar y algún día seremos desbancados.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa niña de la que habla el relato en primera persona era yo, Nel. Me ocurrió hace muchos años en mi pueblo natal. Si vieras cómo está de transformado y modernizado... Hacía tres años que había muerto Franco y yo ya empezaba mi pequeña revolución, jajajaja. Francamente, pienso que muchas pequeñitas rebeliones y protestas empiezan en la infancia. Aunque también tuve buenos maestros-hombre a quienes pude considerar un ejemplo vivo de contribuciones a la lucha por la emancipación de la mujer. Creo que sin su ayuda desinteresada y leal no hubiera llegado a ser quien soy ahora. Mis principales apoyos no llegaron precisamente de la família, sino de mis maestros. Efectívamente, suscribo tus palabras, solo añadir que espero que ambos sexos lleguemos a ser en el futuro un intercambio cómplice en el resorte de la auténtica igualdad y la desposesión de prejuicios.
      Gracias por tu visita y tu aportación. Estás en tu casa, ya lo sabes.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  2. Me encantó tu relato, muy bueno, no solo por su mensaje de cambio y anti-sectario, si no también por tu forma de narrar, lo cual lo hace interesante y ligero de leer. Te felicito no solo por tu escrito, si no también por tus ideales. Estoy repitiendo el comentario porque el primero no se si fue que no se grabo, porque no se publicó. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alonso
      Me alegra y enorgullece que te haya gustado. La verdad es que es autobiográfico, si te soy sincera.
      Te agradezco enormemente que te hayas pasado por mi blog y por el aporte al mismo con tu comentario
      Saludos

      Eliminar
  3. Un bonito relato que deja muestras de como las mujeres siempre la hemos tenido difícil por ganarnos nuestro espacio en medio de una sociedad machista, al leer la respuesta a Alonso, me he dado cuenta que eres mujer, pensaba que eras hombre, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandra
      Me ocurrió en mi pueblo y yo soy la protagonita-narrador. Y efectivamente, soy chica. Abajo del todo se puede leer mi nombre y apellido, la verdad es que un poco escondido, jeje. La timidez...
      Si bien es cierto que ahora el municipio está absolutamente cambiado y ya no es lo que fue, ni por asomo, es un ejemplo de cómo las cosas cambian, aunque sea poco a poco.
      De nuevo encantanda de tu visita y tu grato comentario
      Abrazos

      Eliminar

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE ENRIQUECE CON TUS COMENTARIOS.
¡¡MUCHAS GRACIAS POR PARTICIPAR!!

Blogs interesantes

Mi otro Blog

votar follow us in feedly Dame tu voto en HispaBloggers!  Estadísticas
Donar. Más información
MundoLiterarioTusrelatosUnión Hispano Mundial de Escritores
NetWriters

LOS POSTS MAS LEIDOS DE LA SEMANA

EL TREN Y LA ENSAIMADA

Clavé la mirada libre,  de mis ojos verdes apresados, en los criterios heterodoxos de tus sublimes brazos,  ¿de cuántos besos y abrazos estaremos hablando?
Pasmada me quedo,  observando las roturas y las tenebrosas florituras de aquello que se debe obviar; toda lucha es dura y ardua, de pasmo solemos gritar. ¿Pero qué hay de la práctica en la soltura de las batallas por dar? Recuerda que no está de más la prueba y la forma en demostrar.

Se abrió un pétalo de rosa,  se cortó la mala yerba, se quemaron los rastrojos, aunque solo fuera unas horas. Días, a más tardar.  Unos pocos años, si me apuras,  cuesta repoblar jardines y campos  tras un incendio. Y me enerva. Porque aun tengo la espina ¡ay, púa que escalda!  clavada en el duodeno.
Tengo frío, estoy cansada,  espinada y contrahecha por los huesos.  Aunque la rosa florezca,  cantando entre rosales a los abriles con olor a lavanda. Hay una tregua inspiradora. Miles de aprendices, cadetes, rodean la pradera madre, la del sol que reseca la contienda y aporta clorofila a la…

ALGUNOS ASPECTOS DEL AMOR Y LA MUERTE DE UNO DE LOS ÚLTIMOS ROMÁNTICOS: BÉCQUER

Entre sudor y fiebre de empozoñada tuberculosis, se debatía entre la vida y la muerte el gran poeta del amor romántico. Ella, la amada sin nombre, nunca lo despediría, el mundo sí, aunque fue después de su trascendida muerte física. 
Con sus rimas en los estantes, agonizante en las postrimerías de su vida, había presentado ante sí mismo a su amor ideal, intocable, inmaterial, fusionándose en una unión idílica y rupturista. Amor fugaz frente a la realidad objetiva de Stendhal, Clarín y Flaubert y sus respectivas Ernestinas, Anas y madames Bovary. 


¿Qué es poesía? --dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.  ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú.

Es tarde ya y Becquer debe marchar. Allí. En la casa número 7 de la Calle Claudio Coello, se nos va sin remisión. A pesar de sus desvelos, la seguirá amando por encima del bien y del mal, en las oscuridades misteriosas de las noches heladas. 
A aquella desconocida muchacha que había visto en el balcón de la casa de la Cal…

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: POEMA SANGRIENTO

  Trabajando con fuego y acero, del telar a la máquina, del cultivo, al montaje, lo que se urde en la cadena me fabrica la mortaja. Es la producción denigrante, que adiestradamente cambia, mi tierra por un patrón,  el trigal por un centavo, creando miseria al esclavo,  en fábricas y talleres. Ni siquiera el Infierno contempla, reinado de Don Banquero, con las huelgas no nos queda,  sopa, tocino o pan negro. Por eso mujeres y niños, que son los nuevos obreros, en carromato viajan hacia el Mitin de San Pedro. La Revolución Industrial crece, y aumenta la demografía; hambre con explotación se alía, en un opio de 14 horas por la sangre derramada. El Proletariado nace, se hace con fuego y acero..


China Crisis - Working with fire and steel


-->  Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU! Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. …

TRES MICROS SOBRE LA SERENDIPIA

PAPILLA Aquella desgarbada madre se tiraba de los pelos y blasfemaba contra Dios, el Gobierno, la asistenta social, el lumpen borrachuzo de su marido, la arrogante lista de espera del comedor social del barrio, burocrática y segregacionista...Había días que su tortura diaria, lo peor de su azarosa vida miserable en aquella destartalada casa okupa llena de ratas y de cucarachas, consistía en tener que contemplar entre lloros y moqueos la interminable escasez de la despensa y la nevera. Muchas veces, el espacio interior de ambos cubículos se transformaba en la más absoluta nada. Era una solemne putada, pues esa madre, por no tener, no tenía ni papilla para el bebé. Debía de pintarla o inventársela. Su niño de año y medio que apenas pesaba siete kilos llevaba casi un día entero sin comer. Estaba tan muerto de hambre que no conseguía despegar los ojitos si su mamá no le pellizcaba en el culete. Devanándose los sesos y echándole un poco de imaginación, se le ocurrió picar un diente de ajo, …

LAS NUEVAS PLANTILLAS DE BLOGGER, MUCHO MAS PROFESIONALES

Como sabéis, este blog es literario y cultural y no suele tocar cuestiones relacionadas con el diseño o la programación en html, entre otras cosas, porque no es su función, ni es mi campo. Para nada soy una entendida en esos temas. Sin embargo sí he hecho algunas excepciones puntuales, siempre bajo mi experiencia y uso. Cuando he tenido que realizar alguna modificación o emplear alguna técnica concreta que varía el aspecto de alguna sección, entonces he hecho una entrada especifíca hablando de ello. Para eso tengo una apartado dedicado a esta labor que podéis encontrar en una de las pestañas del Menú de cabecera: Blogging
En esta ocasión quiero hablaros de un tema interesante a este respecto y que puede venirnos bien a quienes pertenecemos a Blogger.
Hace días nos llegó el aviso de que había nuevas plantillas para usar. Estas plantillas son compatibles con todos los dispositivos, pantallas (cualquier resolución) y sistemas operativos.
Lo que ha hecho Blogger ha sido implementar nuevos …

EL SENTIDO DE LA MUERTE. MORIR EN LA LITERATURA

Francisco de Goya - Saturno devorando a su hijo  Imagen con licencia Creative Commons
La muerte ha sido desde tiempos de la Prehistoria un motivo recurrente de desasosiego. La ritualística, los sentimientos entrelazados, el duelo, el pensamiento simbólico recreado en torno a la figura de los antepasados, las diversas manifestaciones de homenaje a los muertos, la significación del misterio, su meta y su fin, son todos ellos factores que han generado un enorme impacto cognoscitivo en la conciencia colectiva de las diversas comunidades tribales y en la dinámica del conocimiento. También el concepto de muerte ha sido desarrollado por la Gnoseología ya que el conocimiento humano en general puede estar fundamentado con otros conocimientos particulares. 

Lo que unifica a las múltiples civilizaciones coexistentes es el impacto social que ha tenido y sigue teniendo la muerte desde mucho antes de encontrarse los primeros indicios de escritura. Prueba de ello son los hallazgos arqueológicos de rest…

EL PODER DEL LOBO SOLITARIO. LA SOLEDAD BUSCADA.

El término "lobo solitario" es un binomio de dos palabras que al unirse forman un concepto abstracto que merece cierta consideración. También denota una acepción popular dentro de un contexto sociológico concreto.  Definir qué son exactamente los lobos solitarios utilizando una terminología rigurosa parece de entrada sencillo, aunque cabe precisar ciertos criterios para establecer su verdadero sentido. Lo primero que nos puede venir a la cabeza como personificación representativa es que se describe a un grupo de personas con características y rasgos singulares cuya connotación aparece claramente demarcada por el propio concepto que lo define, esto es, personas que viajan en el sempiterno camino experiencial de la vida con un criterio unívoco y con una determinada orientación independiente, con su soledad a cuestas y que luchan sagazmente por situarse en equilibrio bajo un mundo globalizado y socialmente adaptado para la interacción colectiva. Por tanto, no se puede eludir que…

HAIKUS, PEQUEÑOS SOPLOS DE VIDA NATURAL

-"Ven, toma", grité, y el perro del trineo se arrastró hacia mí.
En pared, duermes. Abril del caracol. Cama húmeda.
Oleo esbozado por pintor de paisajes: Sorolla y playa.
!Cigarra tonta! ¡Prepara el invierno ya! ¿Ves a la hormiga?
Se cayó el gato. Enfurruñado sale de la piscina.
De nuevo el mundo recibirá a las flores de otoño. Rosas.
En el deshielo, huyendo van las truchas del pescador.
Libre en su estío, Juan Salvador Gaviota no caza, vuela.
Se eleva el cóndor. Desafía a la nieve del Machu Picchu.
Los rayos del sol ya calientan álgidos en pleno agosto.

El bajel marcha curtiendo al Sol las pieles de los piratas.
Bajo la lluvia corren los caracoles con lentitud.
Comen melones.  Todavía es invierno. Son de cámara.
¿Por qué preguntas?

UNA NOCHE SOÑÉ QUE OVIDIO ME HABLABA DE AMOR. 3.- TRASCENDER

Era como si su cuerpo, conectado a su mente, en ese momento, estuviese inundado de miles y miles de vórtices o chakras activos que conformaban un holochakra o cuerpo de energía. Precisamente, su energosoma le indicaba que, él, era la identidad conformada de esa persona que le gustaba desde hacía un tiempo. Le había dicho claramente a Matilde un "Si, me gustas", respondiendo a la inquietante pregunta de ella: "¿Te gusto?"
Julio era su compañero de trabajo desde hacía dos meses. Había entrado a sustituir una baja, de modo que solo había firmado un contrato temporal, renovable, si el otro chico ampliaba dicha baja laboral.
Todo aquello que parecía ser corroborado con la mente, sin embargo, no relucía de modo práctico y en los hechos. El día a día era monótono y aburrido en aquellas oficinas. Y, paradójicamente, ni Julio, ni Matilde, habían cruzado jamás palabra alguna, fuera de los momentos puntuales en los que debían de coincidir para alguna tarea en común o, en aquell…

"EL GRITO" DE MUNCH, MUCHO MÁS QUE UN CUADRO

Creo que todos o prácticamente todos, conoceremos la archifamosa obra pictórica"El Grito", deEduard Munch,que fue un pintor y grabador noruego nacido en 1863. El cuadro se enmarca dentro de lacorriente expresionista.
Al igual que le sucede a mucha gente, siempre me llamó la atención este cuadro por la fascinación que desprende y por su visualidad y expresividad. Se podría catalogar como la caracterización más genuina de la angustia humana en el terreno pictórico. De hecho, Munch, guarda otras obras con esta temática. Como no soy experta en obras de arte, ni en pintura y mucho menos una purista de la ciencia artística, dejaré en manos de los expertos y críticos el análisis más formal del legado de este cuadro. Voy a limitarme en este post a exponer detalles, esbozos psicológicos, curiosidades y otras ideas originales derivadas de la representación de El Grito,así como los elementos y manifestaciones que hayan podido influir con posterioridad y como repercusión. De entrada, os …