lunes, 17 de marzo de 2014

EL ENFERMO DE AMÉRICA QUE SE RECUPERÓ EN 8 AÑOS

"El médico competente, antes de dar una medicina a su paciente, se familiariza no sólo con la enfermedad que desea curar, sino también con los hábitos y la constitución del enfermo"”. Cicerón
Lula, el anterior presidente de Brasil, que estuvo dirigiendo el destino de sus ciudadanos durante 8 años de legislatura, es una de las personas más respetadas. Sus políticas son similares e igualmente eficaces que las de países como Ecuador, Bolivia, Argentina, Venezuela...Todos tienen los mismos elementos en común. Durante dos legislaturas logró las transformaciones sociales necesarias que han convertido una economía enferma y atrasada en una potencia emergente. A través de medidas específicas de redistribución de la riqueza y la aplicación de políticas de soberanía nacional redujo la pobreza de 50 a 16 millones, con una tendencia acelerada a la baja.¿Milagro económico? ¿Se ha conseguido porque Brasil ha poseído siempre recursos naturales, mano de obra barata, porque no estaban atrapados en el euro? Es evidente que el PIB de otros países sigue siendo superior y aun así no están aplicando los mismos criterios económicos y políticos, muy al contrario, ejecutan una política antagónica a los intereses del 90% de la población. Lula, estableció un gobierno frenteamplista y fue capaz de unir al movimiento de los Sin Tierra y a amplios sectores del empresariado de Sao Paulo, incrementó los sueldos y triplicó el salario en algunos sectores hasta cuatro veces, recuperó las pensiones públicas que habían sufrido todo un proceso de privatización, desarrolló la economía productiva y reactivó la industria, incentivando a la pequeña y mediana empresa, de manera que la gente pudiese consumir y se crease un fuerte mercado interno, gracias a la creación de empleo estable. Todo eso lo hizo fortaleciendo además los lazos con otros países sudamericanos que habían dejado de ser el patio trasero de EEUU.
Lo primero que hizo cuando llegó al gobierno, fue echar de sus despachos y ministerios al FMI, canceló su deuda, pidiendo créditos en condiciones favorables, a Rusia, China e India y con lo que se ahorró decidió llevar a cabo toda una serie de medidas progresistas de ahorro, inversión y ayudas sociales que estaban destinadas a mejorar las condiciones de vida de los brasileños. Pero, ¿qué es lo que había cambiado realmente durante su mandato? Es el tipo de política lo determinante, las decisiones de carácter propio basadas en la autonomía y la independencia. No existen gobiernos incapaces e ineficaces, sino aquellos que son dependientes económica y políticamente de potencias extranjeras que deciden mediante imperativos de dominación y saqueo el curso interno de los países que someten. Y solamente necesitan que los políticos y gestores de los países que intervienen carezcan de voluntad de gobernar por sí mismos, que rechacen voluntariamente, por intereses particulares y de naturaleza parasitaria, la protección de los intereses de la mayoría de los ciudadanos.
Se trata de decisiones políticas, no de que en España estamos sometidos al Euro y a las fluctuaciones de los mercados inmersos en una crisis global. Porque es del conocimiento generalizado que en España quienes nos dirigen siguen fielmente los mandatos e injerencias externas y han dejado de lado la defensa de la soberanía. Solamente a través de un Partido dentro del cual las personas se organicen y defiendan una línea justa por la que luchar actívamente, logrando la unidad con otras organizaciones, es como se puede conseguir un destino propio. Brasil ha sido dependiente del Banco Mundial. Con Lula y a través de la intervención de su Banco Central se han conseguido defender verdaderamente los intereses nacionales dando respuesta al problema de la devaluación del dolar. El gobierno brasileño ha obligado a la banca privada a reducir las tasas de interés para estimular los créditos al consumo, mientras que aquí niegan el crédito a las familias o lo elevan a un 42%, allí expanden el gasto público favoreciendo a los productos nacionales, mientras que en España lo han reducido en cerca de 50.000 millones de euros. Mientras que allí han recortado el IVA para productos como automóviles o electrodomesticos, aquí Zapatero lo elevó hasta el 18% y Rajoy lo ha subido hasta el 21%. Brasil también ha abaratado el precio de la luz entre un 15% y un 30% para consumidores e industrias. En España desde que se inició la crisis en 2009 ha subido un 60%. Alli Lula ha bajado los impuestos salariales, mientras que tanto Zapatero como Rajoy no han dudado en absoluto en decretar un aumento generalizado del IRPF.
¿Pero cómo es que no se hace publicidad de estos logros? ¿Por qué la prensa monopolista difunde otra visión diferente, manipula la verdad y cuestiona estos resultados?. Por la capacidad de propaganda de los aparatos e Instituciones del Estado que manipulan, engañan u ocultan a la opinión pública la realidad de lo que pasa, a través de los medios de comunicación. La visión de los medios que trabajan para ellos es justamente la contraria. EEUU y sus socios tienen mucho interés en no perder áreas de influencia geoestratética y táctica. Por supuesto, harán lo posible para seguir ejerciendo su dominación sobre los países que están bajo su órbita, en función de su grado de poder y fuerza. No les interesa promover que los pueblos del mundo crezcan, que existan países BRIC, ni potencias emergentes y que se creen entre ellos lazos de solidaridad y cooperación. Al Imperialismo solo le interesan las políticas que se están  aplicando en los países del Sur de Europa, gracias al FMI y a la Troika.
Pero sí se puede. Si Lula Da Silva fue capaz de romper con la dependencia y la miseria y con gobiernos vasallos tan solo en ocho años y crecer económicamente a un ritmo vertiginoso, nosotros también podemos, solo hace falta voluntad política y romper con la hermética dualidad del Bipartidismo, dos patas que favorecen la intervención.
Para dejar de ser el enfermo de América, Brasil tuvo que buscar un médico, ir hasta la raíz de la enfermedad, conocer sus síntomas, establecer un diagnóstico y combatirlos.
Biografía de Lula da Silva



Patti Smith - People Have the Power

                 

-->