domingo, 23 de marzo de 2014

La crisis se convierte en diario epistolar y carta de despedida




02-01-2013
Hay crisis, dicen. Estamos en crisis, oficialmente, desde 2009. No alcanzo a comprender cómo le ponen esa terminología a una etapa tan corta, obviamente pienso que el trazado que sufrimos es de más amplio recorrido. Entendamos la coyuntura tal cual es: éste y el anterior gobierno podrán decir lo que quieran para justificarse, la televisión y los periódicos emplear los macguffin que consideren contribuyendo a institucionalizar definitivamente las medidas, reformas y recortes que nos llevan a una situación de desamparo. Pero lo que no van a poder cuestionar es el día a día y precisamente es desde ese nivel de conocimiento donde lo evidente cae por su propio peso y donde no van a conseguir engañar a la gente.
Yo tenía un negocio pequeño. Como autónomo pagaba impuestos desorbitados, los módulos correspondientes, a un empleado al que muchas veces he llegado a pagar de lo que tenía yo para vivir y no de los beneficios netos facturados, que no existían porque todo iba a cubrir gastos. Fuí poco a poco acumulando considerables deudas a la seguridad social, a hacienda, al pago de la cotización salarial de ese mismo empleado, a quien tuve que despedir, después de deberle 6 meses de sueldo...He cerrado el negocio, perdido mi casa y a raíz de los problemas económicos mi matrimonio fue mal y nos separamos. Estoy obligado por ley a pasarle una manutención a mi hija y a mi mujer que no puedo afrontar, porque ni siquiera los ahorros, bien dosificados, me alcanzan para pagarme un alquiler, por eso tuve que vender el coche, y dentro de poco, cuando se me acabe el colchón, deberé irme a vivir con mis padres, que son personas muy mayores y viven de una única pensión que no alcanza ni los quinientos euros.
Así las cosas, ayer cumplí los 48 años y de regalo estoy recibiendo muchas negativas a la hora de que me acepten en cualquier empresa como trabajador por cuenta ajena, por la edad, fundamentalmente y lógicamente porque el mercado laboral se ha erigido en unas condiciones laborales lamentables e indignas para cualquiera, sobre todo, tras la última reforma laboral. Qué podría contar si tuviese que escribir mis experiencias cotidianas. Mi vida ha dado un giro de 180% en poco más de dos años. Ni yo mismo me podía imaginar acabar de esta manera. Dependo casi totalmente de los abuelos, porque, definitivamente no puedo ser titular de ningún bien y me han embargado todas mis cuentas.
Para colmo, mi madre padece de cáncer de hígado y siendo los tratamientos muy caros no podemos costearlos. Mis hermanos tienen sus propios problemas particulares, no menos serios y tampoco pueden asumir responsabilidades ajenas.

05-02-2013
Me encuentro en la cama. Estoy enfermo. Sufro de depresión y es gracias a que me permiten ser beneficiario de la cartilla sanitaria de mi padre, que me han prescrito un tratamiento de crónico hasta que me vaya recuperando. Aun así me ha dicho el psiquiatra que debo tener paciencia ya que mi diagnóstico no es cualquier cosa, tengo una depresión mayor, que deberá ser tratada durante un periodo largo, por seguridad, quizá dure meses, un año, dos...
Ahora me encuentro en la fase de inicio, bastante mal, desesperado. Casi no puedo escribir, me tiembla la mano por los efectos secundarios de las pastillas. He perdido mucho peso, cerca de 10 kilos en poco más de un mes, desde que enfermé. No tengo apetito, no tengo ilusión por nada. Solo me apetece dormir y desconectar de todo. De la vida. De esta mierda de vida.

03-06-13
Apenas escribo en el diario. Me siento muy débil emocional y físicamente. Sufro crisis de ansiedad junto a momentos de labilidad, intensa tristeza y ganas de llorar, además de anorexia, muy extraño, sí, aunque ésta está producida por el propio transtorno psicológico.
Mi madre murió. Estaba en lista de espera para ser operada pero el sistema sanitario se quedó sin otro de sus números asignados. El cáncer ya estaba muy extendido y finalmente derivó en un proceso de metástasis que se la ha llevado en poco tiempo. Yo me encontraba mucho mejor, más recuperado, pero por esta causa he sufrido una recaída que hace que no me levante prácticamente de la cama.
Mi padre, con 82 años a cuestas, ha tenido que ejercer toda la responsabilidad sobre mi madre, sobre mí y también sobre mi ex y mi hijita que ahora viven con nosotros. En un piso de 60 m2, subsistiendo todos gracias a la pensión de no llega a 500 euros de mi padre. Somos cuatro bocas para comer. Mi padre hace lo que puede. A veces acude a cáritas, otras veces se ve obligado a visitar los contenedores contiguos a los supermercados cercanos. Sigo pensando que no merece la pena vivir.

10-02-2014
Estoy en una situación realmente deplorable, en los huesos, apenas salgo de casa ni hago vida social. Me he convertido en un ser huraño, introvertido. Mi ex mujer y mi niña ya no viven con nosotros. Dulce está trabajando en una fábrica embotelladora, por una miseria. Se fueron a otra ciudad y ya no veo a la chiquilla.
No puedo soportar el observar a mi padre cada día más fatigado, teniendo que hacerse cargo de todo, de los gastos domésticos y el pago de la luz, del agua, del gas, del teléfono, de la comida, de la limpieza, de mí...Soy un ser despreciable por hacerle esto, soy un inútil, tengo la culpa de todo. Los días que me levanto y obtengo un mínimo de fuerzas para poner la tele y mirar las noticias, juro que cada vez que veo a Rajoy, a Botín, al banquero que sea, o a la puta de la alemana, que no me atrevo ni a nombrar, cogería la escopeta de caza de mi padre y me iría directo a la Moncloa. Dios sabe lo que sería capaz de hacer. Espero que no seamos muchos los que estemos viviendo una vida tan indigna.
No me atrevo a decírmelo en voz alta, pero cada día que pasa, lo pienso más. No consigo quitarme de la cabeza la idea del suicidio, no veo otro camino. Así no sería una carga para nadie. Ahora que pienso, lo tengo extremadamente fácil. Quitarme la vida debe de ser sencillo, está a la vuelta de la esquina.
Creo que voy a hacer un último esfuerzo para levantarme de la cama e ir a la cocina. Los antidepresivos que tomaba mi madre están en el cajón que hay junto a la nevera, al lado de los míos. Sin dudarlo, estoy seguro que habrá suficiente cantidad. Ah, una última cosa, por lo menos le escribiré una nota a mi padre para darle mi último adiós. Jamás en mi vida había tomado una decisión de esta envergadura, tampoco me ví nunca en estas circunstancias. Adiós padre, adios hijita. Adiós a mi país al que he querido tanto. Adiós a este mundo.


    EL CONGRESO DE LOS RATONES - LA POLLA RECORDS



-->

LOBA


Noche de Luna Llena. Aquí estoy otra vez, contemplando la luna y las estrellas. Me siento taciturna, noctámbula, volátil. Es hermoso, extraño. En este estado me siento bien. Me siento conocedora, me siento visionaria, me siento oráculo, me siento hacedora, intuitiva, vibrante, en paz conmigo misma. Como si hiciera las paces con mi alma. Todo el misterio que va precediendo a la transformación psíquica inunda hasta el más remoto recuerdo, retrocediendo hasta aquel día. Hasta la primera vez. Es todo un proceso de reafirmación con la naturaleza. No comprendo nunca su final, siempre me deja vacía, desprotegida, hasta el siguiente ciclo. En el periodo de plenilunio me siento humana y salvaje, en pleno vigor emocional y físico y también profundamente afectiva y sexual.
Sigo en trance. No tengo percepción de cuántas horas transcurren, pero sí sé que llevo casi toda la noche en vela, me encuentro como ida y soy incapaz de dejar de mirar el satélite blanco.
He leído muchas historias ancestrales acerca de la vinculación del hombre y el lobo, de los hombres y las mujeres lobo con éste, del mito del lobizón, de Lycaón, de la diosa Lupa, de la diosa Diana y otros cuentos mitológicos, solamente para satisfacer mi curiosidad. En contraposición a estos conocimientos, huyo de las connotaciones negativas de las leyendas antiguas. Muy al contrario, el lobo es un animal noble. Con el tiempo he llegado a entender a la perfección su esencia natural y me siento plenamente identificada con ella. Creo que los lobos y las mujeres nos parecemos. Ellos son profundamente afectivos con su pareja y su camada, la mujer no puede repudiar su instinto de protección maternal, y ambos creo que somos intrínsecamente leales y valientes, por lo general. Yo soy como ellos.
Cada viernes de luna llena, paso la noche hipnotizada, con los ojos muy abiertos, escuchando lo que la Luna me cuenta, lo que me transmite su figura, su resplandor. Este ritual me ayuda a encarar mejor los siguientes días. Para comprender todo el misterio que inunda mi transformación extrasensorial he de retroceder a la noche que dormí bajo la luna, completamente desnuda. Desde entonces siento el llamado de su magia.
Poseo rasgos muy bellos y también sobrenaturales. Por ejemplo, tengo la capacidad de curarme rápidamente de mis heridas, puedo moverme aceleradamente, trepar, saltar, muy rápido, y mis sentidos están muy agudizados, puedo oler, ver y oír mucho mejor que cualquier ser humano. También puedo transferir el dolor, aunque mi bondad me hace reprimir esto mismo, y absorver y aliviar el dolor que padecen otras personas. Sin embargo, no tengo de qué preocuparme porque mi alma tiende al bien, al igual que la de los lobos.
También mi aspecto es peculiar. Mis ojos son de un azul intenso, brillante, reflejo de que he llevado una vida inocente, mi pelo es fuerte, tengo mucha fuerza física. Pero jamás he matado a nadie, ni me he comido su corazón, ni he hecho correrías nocturnas en busca de presas, ni he sufrido persecución, ni han intentado matarme con balas de plata. Cuentos chinos. La fuerza sobrenatural que recorre los bosques donde vivo consigue que mi espíritu se transforme esas noches para iniciar el viaje extracorporal.
Gracias al efecto de ciertas plantas del lugar, cuyo conocimiento me reveló un chamán en uno de mis viajes, puedo cambiar la percepción humana hacia la forma animal. A través de fuertes sacudidas en mi estómago y tras notar ligeros zumbidos en los oídos y movimientos en el  paladar, expulso de mi vientre la figura de un lobo conectado por un hilo muy brillante que se sitúa delante de mí a una corta distancia. El trance, me lleva a soñar con todas y cada una de las acciones que ejecutaría un lobo en plena trascendencia de su vida en estado salvaje. Conservo toda la noche, la psicología propia de un estado alterado de la conciencia. Por eso también me considero bruja.
En toda esta etapa, la que precede al inicio de la luna llena y también durante la misma, en la vida cotidiana soy capaz de escuchar los sonidos que son imperceptibles para el oído humano y los pensamientos que mantiene la gente que está cerca de mí. Solo me alimento de carne cruda y de grandes cantidades de sangre y no hago vida social nocturna. A la noche voy a mi habitación y dejo la ventana abierta, para que pueda entrar la luz de la luna a través de ella, mirarla directamente y esperar.
Despues de eso escucho aullidos. Son mis hermanos que se acercan para llevarme consigo hasta la espesura del bosque y perdernos entre los árboles. Ya empieza. Van bajando mis pulsaciones. En poco tiempo perderé la consciencia de lo que hay a mi alrededor y abandonaré la mente propia de una mujer. De hecho, cada vez me cuesta más pensar. Y llegará el momento en que manteniendo los ojos abiertos dormiré como ser humano y despertaré como lobo. Por fin. Dulce licantropía.



LA UNIÓN - LOBO HOMBRE EN PARÍS



-->

L@s Guerrer@s del Arcoíris


En respetuoso homenaje a l@s ciudadan@s indignad@s y a aquell@s que nos precedieron en la lucha por la justicia y los derechos sociales... "SÍ SE PUEDE"


Marea Blanca: Por la Sanidad Pública

Marea Verde: Por la Educación Pública.

Marea Granate: contra la emigración forzada.

Marea Negra: funcionarios.

Marea Naranja: En defensa de los Servicios Sociales.

Marea Violeta: contra los recortes en Políticas de Igualdad.

Marea Roja:  contra el desempleo y por los servicios públicos de empleo.

Marea Amarilla: en defensa del sistema público de bibliotecas.

Marea Marrón: defensa medioambiental en contra de la venta y la especulación de los montes públicos.

Marea Azul: en contra de las prospecciones petrolíferas

Marea Multicolor: es la coordinadora de mareas, asambleas 15M y colectivos sociales que se ha dado en algunas localidades.

La PAH: Plataforma de Afectados por la Hipoteca

Stop Desahucios

15M

Yayoflautas

Cumbre Social


Plebiscito Vinculante



-->