jueves, 27 de marzo de 2014

Muse - Uprising



-->

DECÁLOGO DEL POLÍTICO REVOLUCIONARIO

1.- Un político revolucionario debe ser en primer lugar honrado, trabajador, honesto y desinteresado; demostrar, en los hechos, que tiene principios y ejercerlos, así como encabezar las acciones solidarias y políticas necesarias para mejorar la situación de colectivos o sectores que sufren situaciones injustas o de desamparo y ser espejo y ejemplo para los demás.
2.- Trabajar actívamente porque se desarrollen las condiciones más favorables para ejercer una política de redistribución de los recursos que genere el país, de manera que éstos estén en manos del pueblo y no queden en poder de minorías políticas, oligárquicas y del poder financiero o terrateniente
3.- Defender el derecho a ejercer la soberanía nacional y rechazar y denunciar, por tanto, la intervención o la injerencia imperialista, a través de organismos internacionales como el FMI o la Troika.
4.- Aplicar políticas de crecimiento, reindustrialización y creación de empleo, asegurando al conjunto de la población el bienestar social, el incremento de salarios y pensiones, dotar a los más desfavorecidos de las ayudas sociales correspondientes, la cobertura de todos los servicios públicos, como sanidad, educación, vivienda para todos, incluír la creación de una banca pública al servicio de las familias, las pymes y los ahorradores, aplicar una fiscalidad que esté en función de las rentas y salarios para que tributen más los que más tienen y garantizar la inversión en el gasto social antes que el pago de la deuda pública, que deberá estar sometida a una auditoría ciudadana, cancelando aquella parte de la misma considerada odiosa o ilegítima.
5.- Constituir un gobierno frenteamplista, con un sistema de alianzas entre sectores, movimientos sociales, sindicales, plataformas ciudadanas, partidos que no fomenten el bipartidismo, coordinando el trabajo político de manera consensuada con todos ellos. En el terreno internacional, establecer relaciones de colaboración y cooperación con los países del Sur de Europa, los emergentes, los Bric y los países del Tercer Mundo.
6.- Trabajar asambleariamente, por una nueva Ley Electoral justa donde exista un sistema amplio de participación ciudadana con capacidad para elegir a los cargos que les vayan a representar, que serán votados en asambleas de electores y elaborar el programa y hacer propuestas.
7.- Elaborar leyes que persigan verdaderamente la corrupción, el lucro desmedido, los gastos de representación y de la administración en todos los ámbitos y eliminando los privilegios.
8.- Luchar por la unidad y no por la escisión en los diferentes estamentos políticos e instituciones, en todos los aparatos de Estado y a nivel territorial.
9.- Revocar todas aquellas leyes, normativas y disposiciones que restrinjan o coarten las libertades públicas, tanto individuales como colectivas y garantizar plenamente el derecho de reunión, de asociación y de manifestación.
10.- Debería de haber un sistema legal o jurídico mediante el cual el dirigente tuviera la capacidad de gobernar debiendo estar sujeto su mandato a la revisión periódica y continuada por parte de los ciudadanos miembros de las asambleas y su cargo revocable por ellas, siendo a su vez, la total aceptación de ésto condición indispensable para ejercer cualquier responsabilidad.


VÍCTOR JARA - A DESALAMBRAR


-->