jueves, 1 de enero de 2015

LA OTRA DIMENSIÓN

 
 
Tan solo necesité preparar el ambiente y encender 6 velas de color blanco y púrpura. Me vestí de blanco, endulcé el aire quemando canela, incienso y madera de sándalo para revivir la esencia de su espíritu que creí poder atrapar en un cuadro autorretrato. Luego dibujé en un papel el mismo cuadro y formulé una frase mágica: "espíritu amortajado, es hora de revivir fuera de la pintura". A continuación y de acuerdo con lo que establece El Libro de las Sombras, lo invoqué con esta plegaria: "Escucha estas palabras, escucha mi llanto, espíritu del otro lado, ven a mí, te invoco a ti, cruza ahora la gran división". Solo faltaba abrir el gran libro  del Necronomicón (O libro de los Muertos) y orar por los difuntos durante el tiempo necesario para materializar el deseo.  Conservaba un ejemplar. Una de las copias no oficiales, de las que circularon en secreto entre diversos anónimos,  fue a parar a manos de un multimillonario, de la que soy descendiente, y de quien la heredé.

Sin duda, el proceso ritualístico funcionó. El retrato de mi novio supuestamente fallecido hace diez años, que le realizaron en uno de sus múltiples y misteriosos viajes a tierras de Oriente Medio, era el oscuro objeto del conjuro. -El fin justifica los medios- pensaba yo, erróneamente, por cierto. Porque finalmente el hechizo se consumó, pero el resultado fue a la inversa. Lo puedo testimoniar sin acritud, con total y absoluta aceptación. De eso no me cabe la menor duda, lo asumo desde la conciencia de quien disfruta del estado espiritual que se percibe y siente desde el otro lado, sin llegar a ser laxo o calmado. La verdad sea dicha. Porque aun no he alcanzado el descanso eterno.

Sin embargo, aunque todo parecía concurrir según los parámetros parapsicológicos estudiados, -aunque como neófita, todo hay que reconocerlo-, algo falló. Error humano, indefectíblemente. De interpretación del mecanismo o de una orientación mal ejecutada en algún punto del proceso. Me inclino a pensar que fue al manipular los textos del Necronomicón. Ahora tengo plena y absoluta certeza, desde el conocimiento que te ofrece la vida que hay después de la  muerte y de la perfecta nigromancia, que al utilizar el poder de alguno de esos ejemplares ocultados, tuvieron lugar ciertos hechos horribles desde la influencia de su lectura a lo largo de la  historia. Pero yo entonces tenía un alma inquieta y estaba desposeída de todo temor, al mismo tiempo que me dejé llevar por la impetud de una juventud demasiado impulsiva, y claro está, por el amor que todavía perduraba representado en la figura de mi amado.

Mi amado, mi amante, mi novio, mi pareja, se encuentra vivo. De eso doy fe desde el más allá. No murió como muchas voces me hicieron creer incluso con pruebas y documentación. La identidad que me presentaron fue la de otra persona. Un error burocrático. Durante años le creí fallecido. Pero solo estaba desaparecido en sus aventuras de viajero errático por tierras extrañas y hostiles a la occidentalidad. Era reportero gráfico. Al cabo de diez años sin tener notícias de él ha vuelto. Se ha instalado de nuevo en esta, nuestra residencia de siempre, que compramos conjuntamente. Cuando supo de mi muerte, se casó con una mujer que ahora vive también en esta casa. En la misma habitación donde se hallaba el cuadro,  hay ahora una foto mía, recuerdo de nuestra antígua convivencia. Siempre fue una persona muy civilizada y solidaria con los sentimientos y las personas. Quiso guardarme un respeto póstumo. Y aquí me encuentro. Puedo verlo, oírlo, olerlo, sentirlo incluso rozarlo fugazmente, desde lo más profundo de mi ser fantasmal. Porque ahora soy un espectro que vagabundea por las salas y recovecos del hogar que un día fue el santuario de nuestra relación.

Tengo entendido, para mayor tristeza, que ambos tienen la intención de mudarse. Lejos de comprenderles a fondo, creo entender su desconcierto y la controversia de la situación, pero no la acepto. Ellos hablan contínuamente, con preocupación y desencanto, de que deben darle una solución a la grave problemática actual, según la cual creen vivir con una gran incertidumbre y desesperación. Temen que haya una terrible presencia extraña que ha invadido la casa y que no es de su mundo. Comentan mucho sobre este tema, utilizan a menudo la palabra "polstergeist" y hacen referencia a las cuestiones que experimentan como sucesos paranormales. Incluso han contratado expertos que miden el aire de la casa e intentan detectar lo que se conoce como psicofonías. Usan diversos elementos para investigar, grabadoras digitales, un detector electromagnético con sensor con el que intentan captar ondas ultravioletas e inflarrojas, y otros dispositivos experimentales. Tambien ha venido un espiritista profesional, uno que se hace llamar vidente, que en realidad no es más que un embaucador que ha intentado estafarles a cambio de una gran suma de dinero.

Lo único que yo sé es que le necesito. No puedo evitar aproximarme y tocar su aura. Bueno, me acerco a los dos, inevitablemente, porque suelen estar siempre juntos cuando llegan del trabajo. Lo que tengo muy claro, a estas alturas,  es que no cejaré en mi empeño de tenerle junto a mí. Allá a donde vaya.


Radio Futura - Annabel Lee

Dame tu voto en HispaBloggers!

-->

Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. La manera de comentar es sencilla, si no queréis registraros directamente en DISQUS (nueva modalidad de conversaciones donde también existe un foro) podéis loguearos desde vuestra cuenta de Facebook, Twitter o Google + y simplemente introducir vuestro comentario