miércoles, 4 de marzo de 2015

EL EXTRATERRESTRE


 Sobre un campo de amapolas silvestres,

vaga el humanoide. Para él es tierra exógena, 

aunque no hostil, se halla estudiada con anterioridad.

El extraterrestre procede de un inframundo de Ganímedes,

el satélite natural más grande de Júpiter,

y a cada paso firme dado con solemnidad,

deja tras de sí un rastro volátil 

que hace marchitar las flores, 

quema la tierra, transformándola en estéril, 

y enrarece la suave brisa matutina,

que se entremezcla con un fuerte aroma a hierro y azufre.

La nave, que selló al aterrizar 

toda una serie matemática de círculos concéntricos,

inicia un despegue vertical a la velocidad de millones de años luz 

y desaparece en un punto estratégico del horizonte.

El alienígena alberga, como objetivo, una misión fundamental:

explorar diversas regiones del planeta Tierra 

y enviar datos y variables para su estudio posterior.

Este alien de aspecto antropomórfico,

es un experimentado viajero del espacio exterior,

cultivado en la ultratecnología interplanetaria, 

practicante del karma interestelar,

y de la abducción de otros seres del Cosmos

con los que poder compartir fenotipos 

mediante la experimentación científica.

De manera eficiente,

alberga el conocimiento intergaláctico de lo Absoluto, 

sabedor de que la Vía Láctea 

es sólo una de entre las 500.000.000.000 galaxias del Universo.

Él es uno de esos poetas que inundan otros mundos extrahabitables,

con fórmulas y teoremas de secuencias rítmicas musicales,

pero su civilización jamás se intercomunicó con nuestro sistema solar,

a través de las ondas de radio

elaboradas con la rudimentaria inteligencia humana.

La imaginación desbordante del hombre, 

que ha sido capaz de crear tan ingenuamente

el mito del príncipe troyano, hijo de Laomedonte,

cuyo nombre fue dado al satélite galileico Ganímedes,

le parece tan inocente como irrelevante, 

aunque le genera una cierta emoción sensitivo-terrícola,

semejante a la simpatía, 

estimulando ligeramente sus circuitos sinápticos.

Pronto asumirá todos los cambios biomoleculares requeridos

para su adaptación a los ciclos vitales terrestres.

Será uno más, camuflado entre nuestra especie.

En muchas ocasiones se volverá invisible a nosotros,

debido a su espiritualidad y alto grado de evolución,

para así no tener que defenderse 

o sentirse obligado a hacernos daño. 

Desde Lucy hasta nuestros días, 

han transcurrido millones de años de acumulación y desarrollo social,

las visitas han sido periódicas y frecuentes.

En su práctica, nos observará todo lo necesario, 

nos analizará con detenimiento, 

estudiará nuestras costumbres culturales 

y rasgos antropológicos y fisiológicos,

tendrá sexo con humanas 

y experimentará con los sentimientos y las emociones,

con el objetivo de extrapolarlos a su lugar de origen.

Sucederá hasta el momento que regrese el vehículo espacial que le trajo 

aquí,

y abandone nuestro campo magnético,

utilizando el método de los agujeros de gusano 

o Puentes Einsten-Rosen. 

Previamente, habrá jerarquizado y seleccionado a unas cuantas 

personas 

que le acompañarán en la travesía, los mejor preparados.

Es inevitable que durante todo el proceso, 

queden huellas difusas de su estancia, 

pero nunca serán lo suficientemente claras, 

como para convertir la teoría de los avistamientos 

en una evidencia científica.


FIN


David Bowie - Ashes to Ashes
David Bowie - Ashes to Ashes


David Bowie - Starman
Dame tu voto en HispaBloggers!

-->
Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. La manera de comentar es sencilla, si no queréis registraros directamente en DISQUS (nueva modalidad de conversaciones donde también existe un foro) podéis loguearos desde vuestra cuenta de Facebook, Twitter o Google + y simplemente introducir vuestro comentario