miércoles, 30 de septiembre de 2015

UNA NIÑA


Una niña se presenta con su halo de pureza, 
 de belleza sibilina, que adivina pesadillas
 y atesora reinos oscuros.
 Niña de carne y hueso, de contiendas ya perdidas.
Diosita de los miserables, adoptada en orfanato,
mártir de los Evangelios, ángel de las vanidades. 
Vanidades de hombres malos, grotescos, endemoniados.
La niña sin hacer caso, va a la escuela, aprende, juega,
recoge flores del campo y reza mucho, sobre todo, reza. 
Niña que con la miel en los labios, 
disfrutará poco tiempo, de aquí a pocos años;
hasta que su virtud transmute, pues pronto se le abrirán los ojos
y se los sujetarán con pinzas, para que se vea a sí misma
y en qué la han convertido. Ojiplático destino.
Una vez más, como tantas otras veces, 
trascenderá, manchado con sangre de Estado,
lo que dicta el enunciado.
Será objetivo de la insidia, en jardin envenenado,
paseando cuerpo enjuto, de carbono amortajado.
Niña que regalas ciencia, entre bondad y querencia, 
es tu candor una vela, de llamarada serena. 
Esperanza que se pierde entre buitres sanguinarios.
Como en el mar la sirena, que hace zozobrar el barco,
así te muestras tú, vengadora de conciencias:
conciencias falseadas y falsas conciencias, 
tabúes, culpa pequeño burguesa...
La doble moral insiste, hace acto de presencia. 
Aunque a la niña la defienda un juez de la democracia.
A pesar de todo y de nada, eres la niña que pesa,
una pesada losa en la que nadie quiere invertir
por el miedo a la quiebra. 
Condenada a la condena, al castigo y la locura,
heredaste pobreza, ostracismo, palos, latigazos. Niña de mis entretelas.
Eres miseria africana, Sharia árabe, el maltrato.
También princesa del cáncer, infantil, superdotado.
Reina de los hospicios, donde tanto te enfermaron.
Criada infante de nobles, concubina por asalto.
Es tu tierra de muñecas, un juguete que robaron, 
la infancia que se suicida por el miedo y por el llanto.
En la quema de las brujas, nos veremos despertando,
a la eternidad simiente, de tierra, lluvia y fango;
la lluvia que purifica los restos del camposanto.
Una santa hecha y derecha, visionaria de milagros,
las ONG's que pelean por tí, la ONU que esconde su mano,
el gesto de la vergüenza. EEUU, La OTAN, toda la UE,
aprovechan tu sufrimiento 
para que la intervención militar sea.
Mientras tú, refugiada, te escondes,
atravesando las alambradas. O te quedas tendida
en la orilla, con la cabecita gacha.
Una niña fue vendida, herida, pasó mucha hambre,
el hambre de la prostituta o fue violada en la guerra, 
también fue niña soldado, armada en la lucha sin tregua, 
con diez cañones por banda, viento en popa a toda vela.
Aventurera bohemia, cruzando el mar en patera. 
No por mucho denunciar, amanece más liviano
el dolor y el martirio. Muchos lo hacen y lo seguirán haciendo.
El problema de los niños. Sí, los niños con resiliencia. 
Si un día te levantas y cojeas, 
que sean tus propias muletas las que te lleven,
niña pobre, niña proscrita, niña esclava, 
niña negra, judía, palestina, saharaui...
La niña que no sabe leer ni escribir, la niña que delinque.
Niña de padres que también fueron niños.
La niña sobreviviente, la emigrante, la hija de presa,
la que vende flores y pañuelos en la calle,
la que limpia los cristales de los vehículos en un semáforo,
la que pide limosnas y canta en corrillos gitanos.
Niña hija de okupas o de padres ocupados.
Aquella niña que se hacía monja para no casarse,
a la que casaron por fuerza con un emir o con un ayatolá,
la niña que se casó para huir de su casa
o la que nunca podrá casarse.
Toda niña particular y guerrera,
que juega en un patio particular de su casa
o en un campo de refugiados,
que viste con minifalda o con un burka, 
que se revuelca en el lodazal, pateando su desdicha,
porque no puede denunciar a sus verdugos.
La niña odiada, quemada, torturada, denostada, despreciada, 
empobrecida, asaltada, abandonada y olvidada.
Una niña víctima que escupe en  el suelo por no escupir a muchas caras.
Una niña maldecida y maldita.  
Una niña tan solo.
Una niña.




Buika - Mi niña Lola 


Dame tu voto en HispaBloggers!

-->
Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. La manera de comentar es sencilla, si no queréis registraros directamente en DISQUS (nueva modalidad de conversaciones donde también existe un foro) podéis loguearos desde vuestra cuenta de Facebook, Twitter o Google + y simplemente introducir vuestro comentario