Ir al contenido principal

EL BARRIO OBRERO DE LA SENCILLEZ

 

San Isidro. Edificios bajos y calles cuadriculadas que chocan en intersecciones sociales. En cada esquina una tienda pequeña, un modesto negocio o un bar de trabajadores disciplinados, abocados a cumplir a rajatabla los horarios de fábrica y las labores artesanales o de semiproletariado. Los camareros saludan con la confianza del vecino, del compañero psicólogo, del servidor fiel. Las empleadas y subalternos obedecen con cordialidad consecuente a los empleadores, a los directores de las entidades financieras y comerciales de la zona, a los jefes de las inmobiliarias y supermercados y, entre sí, entrelazados, se activa cada policía local emplazado allí por turno o extrapolado a las dependencias policiales de nuestra comisaría de distrito. Es una endogamia necesaria que cae por su propio peso. Un cuerpo social, un nódulo corporativista, una segunda familia para cada grupo de trabajo y ocio. Es como la colmena de abejas colaboradoras que fabrican esa miel equiparable a la gasolina que propulsa el grandioso motor de las tareas vecinales. Emerge con lentitud, hacia las nueve de la mañana de un lunes recuperado, un tráfico sedimentario, localista, dentro de una barriada tranquila y jerarquizada a pequeña escala. Allí donde cada fotograma se corresponde con una escena laboriosa y rutinaria, de gente que pasea, trabaja, se divierte o cumple con sus obligaciones diarias, existen almas humanas singulares con historias desconocidas para la mayoría de externos y silenciadas con respecto al vasto mundo.

Escondido entre el Boulevard Sur y el polígono industrial, no demasiado alejado del centro de la ciudad, despierta poco a poco, sosegadamente, un barrio incrustado en el olvido y la tradición, entre la calmada parsimonia y las directrices de navegación de una embarcación discreta que navega rumbo a la eficacia del día a día. Aunque intentando afanosamente controlar el exceso de estrés. Como si el tiempo fuera un parámetro que aplica cierta parálisis temporal, que voltea sobre su eje natural sin inmutarse por las prisas, por la incertidumbre o la sorpresa. Las noticias relacionadas con la delincuencia son apenas inexistentes. A no ser que un día te enteres por la prensa local que han agredido a una mujer autóctona, o alguien ha sufrido un robo en el andén de la estación de metro un domingo a las siete de la mañana, casi como por arte de magia. Porque son cosas inauditas, accidentes, giros inesperados que suceden una vez en varios años. Ese es mi barrio. Un corpúsculo vivencial ajeno a la inseguridad ciudadana y al protagonismo mediático. Y lo agradezco. Se vive bien y se descansa con pasión y vehemencia.

Mi barrio pertenece al distrito de Patraix, en Valencia. Está situado al suroeste de la ciudad y limita al norte con Vara de Quart, al este con Safranar, al sur con Camí Real y al oeste con Fainatar. En 2009, según el censo, tenía una población de poco más de 10.000 habitantes.

El origen del barrio se sitúa en la construcción de un conjunto de alquerías que rodeaban  la Ermita en el Camino Viejo de Torrente, allá por el año 1902 y que fueron consolidándose en torno a una población estable que fue creciendo en décadas sucesivas. Una huerta significativa y los cultivos agrícolas preponderaban en la vida regional a principios del siglo XX. La barriada continúa siendo enjuta, muy reducida, con una extensión de alrededor de 495 kilómetros cuadrados. En el escueto enclave, hay todo un polvorín de tareas manejado por un minúsculo ejército de operarios de clase obrera que no supone mucho más que un porcentaje infinitesimal de la densidad poblacional del conjunto del país. Está bien comunicado. Tenemos la Renfe, el metro y dos líneas de autobús dentro del barrio que garantizan la relación con el exterior de forma práctica. Andando se llega al centro de Valencia en una media hora o cuarenta y cinco minutos, según el paso. Contamos con dos fallas que durante las fiestas atraen a turistas y visitantes complementarios y también se ubica el INE (Instituto Nacional de Estadística), además del encuadre con el Cementerio Municipal. A una de sus entradas se accede a través de la explanada de tierra y arbustos que hay por detrás de las vías del metro.

No obstante en una pequeña plaza, los pandilleros adolescentes que consumen alguna que otra droga también toman las riendas de su emancipación vital durante la noche de los viernes y los sábados, como en cualquier recoveco anexionado de cualquier metrópolis, pueblo o municipio. Sin embargo, no se admiten los reproches, ni las disputas. Ellos se evaden tranquila y llanamente, sin interceder en la actividad diurna, agazapados en la febrilidad de las rondas gatunas que les acompañan en cada éxtasis. Es algo aceptado y adaptable a los tiempos que corren. No por ello vamos a desviar la atención de lo que se considera oficialmente normalizado. Se trata de rituales anacrónicos desde la transición que con toda voluptuosidad anidan en las mentes intrascendentes y variopintas que por la edad y ciertas condiciones dadas, representan solo a determinados sectores de la juventud. No nos podemos considerar tampoco una excepción en eso, claro está. Y solo una ínfima minoría se engancha sin remisión a un calvario salvaje de consumo y lumpenismo. 

Sin embargo, al hijo desnortado de aquella vecina de finca parecía no importarle que yo fuese una testigo involuntaria, contemplándole casualmente y con desapego mientras él esperaba ansioso que su resignada madre le abriese la puerta a fin de poder recibir una asignación económica para comprar su sustancia. El proceso se realizó civilizadamente y con orden. Al cabo de un rato, saqué a mi perra a pasear. El santuario de los perros se encuentra en San Isidro. Creo que a la par que a los indivíduos cuidadores, debemos incluir a sus perros en la medición de habitante por metro cuadrado. Son numerosísimos los ejemplares y diversas las razas. Lástima que mi mascota sea asocial por naturaleza y por qué no decirlo, por una mala educación conductista. Si ella quisiera gozaría de estupendos y fieles amigos. Por fin, hace unos años y por normativa municipal, los excrementos debían ser recogidos al instante, si no querías correr el riesgo de que te denunciasen con el consecuente pago de una multa. Perfecto para que la vidilla del barrio no coexistiese pacíficamente con la mala educación de la gente perversa e incívica que no cuida el entorno. Al mismo tiempo que agilizó la andadura nítida por la superficie de la acera y sin necesidad de emitir ninguna blasfemia contra los permisivos dueños de los ejecutores escatológicos.

El espíritu del 15-M también forjó su nido, junto a los indignados santisidreros que organizaron su asamblea particular en colaboración con la de Patraix. Aunque somos como una isla en medio del inconmensurable océano nos servimos de los usos, costumbres y modas habituales para ejercerlas en la extensión hacia otros módulos más dilatados de la conciencia y del espacio-tiempo. 

Así, es fácil sorprenderse de las habilidades literarias, estudiantiles, progresistas, psicológicas y artísticas de muchas personas que creíamos conocer solo como un estereotipo porque nos las encontrábamos comprando en la frutería o adquiriendo un berbiquí en la ferretería principal y siempre con un aspecto similar. No me refiero a aquellos jubilados que se matriculan en la Universidad Popular y que reciben clases dos veces por semana a un nivel casi de usuario. También convivimos con los ingenieros, abogados, profesores, brillantes creativos, genios, emprendedores y empresarios que prefieren experimentar las cosas sencillas de la vida como un objetivo radicalmente cotidiano y de incógnito en el barrio el fin de semana, acogidos y recogidos en él como miembros burocráticos de una ciudad dormitorio, al tiempo que perviven aventureramente en un extrarradio más extenso durante las horas de mayor actividad frenética en su semana laboral, si puede ser fuera de la cuna. Indudablemente, buscamos un remanso de paz, pero también nuestro lugar en el mundo.

La conciencia de grupo y psico-social nos lleva a comportarnos como en un pueblo homogéneo y compacto. Saludos a grito pelao de una punta a otra de la calle, vestimenta tan cómoda como lo pueda ser un chándal para ir a hacer un recado puntual, por ejemplo, comprar tabaco o tomar el café rápido de después de comer, corrillos en mitad de la calle, las tertulias en el bar o la cantina y, por añadidura, las interminables partidas de dominó o de cartas, las hijas y los hijos de familias con abuelos fundadores poblacionales trabajando en el mismo Mercadona o en los comercios colindantes...

Es un hecho consumado el poder transitar sin obsesionarse por los peligros de los robos y tirones e incluso por previsibles violaciones nocturnas bajo la semioscuridad de las farolas, sabiendo de antemano que en un mismo corazón se halla la comisaría de policía local, que hasta las doce de la noche aun hay gente que pasea a su perro, que se toma un vinito o la cervecita en los últimos estertores de ocio abiertos de cara al público, o sea, los bares de noctámbulos...

Todas estas circunstancias hacen  que la vida y la obra de un individuo que construye su propia idiosincrasia personal sin temor, constituyan un pilar muy adecuado de proyección de vida.

Que yo sepa, no hay nadie en peligro de exclusión social, más allá del padecimiento que ocasionan los inevitables recortes dirigidos contra el 90% de la ciudadanía en España, lógicamente avivados por un ataque exterior procedente de los agentes de intervención política como lo son la Troika o el FMI. Como un patrón hermético de solidaridad naciente que no es cuestionada ni tan siquiera por la autoridad competente, los miembros y vecinos de la barriada nos solidarizamos ayudando a aquellos que están en tendente desconexión o en una fluctuante situación de inestabilidad. Quien más quien menos tiene algún familiar viviendo en el mismo sitio. Quien más quien menos lleva viviendo mucho tiempo y por la práctica social inherente al grupo adolece del egoísmo mezquino intrínseco, proveniente de la heterogeneidad y el desarraigo de lo desconocido, de la hostilidad del gran arrabal, también del extrarradio industrial de poblados de inmensas masas trabajadoras que viven desconectadas unas de otras porque no se conocen. Aquí los buenos principios se practican por cuestiones de estructuralidad y organización esquemática, la misma que constituye una jerarquía relacional basada en el conocimiento mútuo y la confianza unilateral. Desde la más objetiva y subjetiva simplicidad. 

Se puede afirmar con total seguridad que se parte de una confianza ciega y sin condicionamientos a la hora de tratar al prójimo, al conocido. -No te preocupes, hablaré con fulanito o con menganito a ver si saben de alguien que te pueda dar trabajo- ésta podría ser una de las frases nicho que represente al colectivo de Sant Isidro, el barrio obrero de la sencillez.

Joaquín Sabina - Calle Melancolía


Dame tu voto en HispaBloggers!

-->

Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. La manera de comentar es sencilla, si no queréis registraros directamente en DISQUS (nueva modalidad de conversaciones donde también existe un foro) podéis loguearos desde vuestra cuenta de Facebook, Twitter o Google +
 
PINCHA EN LA FRANJA NEGRA PARA DESPLEGARLA Y COMENTAR DESDE GOOGLE +

Comentarios

  1. Hola Suni,
    Llevo doce años en él y la verdad es que me siento arropada. Aun cuando no conozca a demasiada gente.
    Muchas gracias por tu visita, me ha hecho muy feliz!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa ya te echaba de menos. Qué descripción tan completa de un barrio, y de un sentido, un barrio obrero. Es un fiel reflejo de cómo funciona un pueblo, mi pueblo por ejemplo. Orgullo, egoísmo y mezquindad,familiaridad, confianza. Nosotros tenemos a los ex-tranjeros, que al fin al cabo están en otra órbita distinta (los que vienen a trabajar y se irán, y los que vienen a disfrutar porque ya trabajaron, y con un nivel económico muy lejos al que tenemos aquí). Aquí, sólo en círculos cerrados puede manifestarse esas habilidades sociales, culturales,....círculos no extensos,.... creo que el barrio tiene la extensión del brazo del resto de la ciudad y esta bombilla de la cultura y la expresión libre brilla, cosa que en un pueblo se guarda en una linterna. Bueno, ya ves que me ha "calaó" tu barrio. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola joseme españoles,
      ¡No sabes cómo me alegro de hablar con vosotros y vosotras, yo también os he echado de menos!
      La verdad es que soy de pueblo, sin embargo, mi pueblo (aunque creo que no todos, depende del marco social y la composición sistémica)es menos libre para dar parte a la expresión desideologizada, por estar alejado del núcleo urbano...Mi barrio es un ejemplo de integración pienso que por su pequeñez demográfica y geográfica. Nos conocemos pero a la vez no tanto como para juzgarnos unos a otros a través del prejuicio.
      Pero en definitiva, los barrios son multiculturales y a su vez, reductos de expresión creativa y no existe esa alienación salvaje que presenta el centro de la ciudad.
      Muy contenta por tu participación, tu visita y tu apoyo. Esta tarde sin falta me pasaré por tu blog y leeré de lo lindo, será fantástico.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  3. ¡¡Me encanta todo lo que cuentas de tu barrio!! Sobre todo que exista tanta seguridad. Que esté bien comunicado siempre es importante, y que se pueda descansar, al igual que el hecho de que se intente conservar lo mejor posible (ojalá aquí pusiesen multas a los que no recogen excrementos, el ayuntamiento se haría de oro sólo con las multas que se cobrarían en mi zona). A mi lo de la vestimenta cómoda me encanta, aquí como estamos al lado de la playa apenas vestimos otra cosa. El centro es distinto, claro. Pero lo que más me gusta es esa solidaridad, ese espíritu de colaboración. Eso me da verdadera envidia. Así es como un barrio pasa a convertirse en casi una familia.
    Me ha encantado tu artículo, Marisa, está genial en la forma y en el fondo. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chari,
      La verdad es que no se puede comparar a los barrios con el centro neurálgico. Aun con todo, me encanta pasear por el centro esporádicamente aunque me recoja en casa.
      Muchas gracias por tu apoyo y por tu comentario. Rezumas siempre ese positivismo ejemplar que hace que una tire pa lante con sus objetivos tomándolo como modelo.
      Un beso enorme para tí también.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Has reaparecido con fuerza presentando este informe relatado sobre tu barrio-pueblo. Te echaba de menos ¿Como es posible que hayas estado desaparecida tanto tiempo?
    Yo tengo la gran suerte de, a pesar de estar en la capital, vivir en su extrarradio, es otro tipo de vida, es convivencia vecinal que no agobia con el conocimiento excesivo de sus individuos. Nos conocemos de vista, de los paseos y las compras en los comercios de la zona.
    Hay una seguridad relativa, la seguridad nunca es completa en ningún sitio, y la limpieza y el reciclaje priman en el barrio. Aceras anchas y sin lujos superfluos. Bares los justos y comercios los necesarios.
    Personalmente no cambio mi sencilla localidad que es pueblo cosmopolita, por ninguna urbanización de lujo con vigilancia privada. esos sería para mi, como un internamiento en la casa de Gran hermano. Algo insufrible.
    Espero que aparezcas ya con periodicidad, nos tienes desangelados.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco,
      Si, coincido contigo en que el conocimiento personal no puede ser con todos igual, si no, estaríamos hablando de un lugar tan monogámico como un pueblo cerrado y no demasiado grande. Para mí eso es agobiante, según qué pueblo también. Como en todo, debe primar el término medio. En mi barrio hay seguridad pero hasta cierto punto y es normal. No vivimos en una sociedad idílica. Pero de conjunto me siento mejor que en otros sitios donde he vivido.
      He estado algo más pendiente de mi madre, que estaba pachucha y el trabajo se me salía por las orejas, jeje. Muy ocupada. Y claro, os he echado mucho de menos. Pero aquí estoy para ponerle remedio ya.
      Muchas gracias por tu fidelidad, hombre del extrarradio. Dí que sí, en eso nos parecemos. Me alegro de hablar contigo de nuevo y de saludarte.
      Muchos besos, amigo!! ;-)

      Eliminar
  6. Me alegro de verte y leerte de nuevo, Marisa, y con una estupenda presentación del barrio en donde vives que presumo es de lo más cordial y seguro, por lo que cuentas. Yo vivo en un pequeño pueblo y cuando te leía me parecía estar recorriendo las calles de los pequeños barrios del mio. Lo de la vestimenta por ejemplo, aquí vamos de lo más natural y nos conocemos todos, la verdad que parece una gran familia. Aunque por serlo, también tiene esas desavenencias del hogar.

    Un gusto saber de ti.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila,
      Lo mismo, muy contenta de saludarte. Disculpa el retraso en la respuesta, a veces nos despistamos al revisar el escritorio del blog.
      Me alegra mucho que te sientas identificada con mi barrio, por similitud, puede ser uno de tantos barrios inmersos en nuestra estructura social dinámica. El sentido familiar de las relaciones que mantenemos es uno de los aspectos que me aportan mayor estabilidad en mis experiencias diarias.
      Te agradezco tu paso por aquí y tu imprescindible opinión. Coincidimos en el sentir y el vivir, y eso me produce mucha satisfacción.
      Besos y abrazos!!

      Eliminar
  7. Mucha sabiduría latente en esta descripción. El barrio este es Itaca, mismamente. Un placer leerte, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex,
      Encantada de tenerte aquí, es un placer.
      Mi barrio es un balón de oxígeno para mí, Itaca es un referente modélico que aprecio literaria y culturalmente. La historia también nos muestra su sabiduría y en ocasiones, un modo de vida social de plenitud, con mensajes vitales que conforman un proyecto. Itaca también es un sistema de pensamiento, y un nódulo creador de vivencias.
      Muchas gracias por tus palabras y por tu amabilidad. Estás en tu casa.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Fabulosa presentación de tu barrio obrero de San Isidro, lo cierto es que me quedé embobada leyéndote ..je,je,je porque no has descrito un barrio, sino toda una vida de un barrio obrero con tanta solera y extraordinaria convivencia, creo que aún mejor que la de las colmenas que también mencionas. Conozco Valencia, pero este barrio es una maravilla, porque no sé qué puede faltarle si lo principal lo tenéis bien cubierto de sobra, te digo en confianza, que si estuviera viviendo en el centro de Valencia, como la calle Ruzafa, por ejemplo, me iría a cierra ojos a tu barrio de San Isidro, porque no me gusta vivir en un sitio donde nadie se saluda, donde nadie se preocupa por nadie o donde si hay algún percance con algún vecino, el resto mira para otro lado. ¡Es la otra cara de vivir en una zona demasiado cosmopolita y céntrica!

    Me ha gustado muchísimooooo disfrutar de esta exquisitez narrativa con la que nos has compartido tu entrada.

    Muchos besosssss!!! :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida amiga Estrella Amaranto,
      Me siento en San Isidro acogida, recogida y al mismo tiempo tranquila y con libertad. Como tú mencionas, no poder saludar a nadie ni interactuar en confianza con la gente, te hace pagar un precio, creo yo. Está muy bien pasar de incógnito algunas vecs pero también que te muestres y seas recibida con calidez de manera estable. Por eso los barrios son especiales. Ni son como los pueblos pequeños pero tampoco aislan como el centro de las ciudades.
      Te agradezco enormemente tus palabras de apoyo, me alegra muchísimo que te sientas identificada con la lectura, tus apreciaciones siempre tan inteligentes, son una llamada al pensamiento reflexivo. Ese análisis tan certero que siempre despliegas, es un aliciente en los comentarios, me ayuda a afianzar la creatividad.
      Muchos besos para tí, este blog te acoge con cariño.

      Eliminar

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE ENRIQUECE CON TUS COMENTARIOS.
¡¡MUCHAS GRACIAS POR PARTICIPAR!!

Mi otro Blog

LOS POSTS MAS LEIDOS DE LA SEMANA

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: POEMA SANGRIENTO

  Trabajando con fuego y acero, del telar a la máquina, del cultivo, al montaje, lo que se urde en la cadena me fabrica la mortaja. Es la producción denigrante, que adiestradamente cambia, mi tierra por un patrón,  el trigal por un centavo, creando miseria al esclavo,  en fábricas y talleres. Ni siquiera el Infierno contempla, reinado de Don Banquero, con las huelgas no nos queda,  sopa, tocino o pan negro. Por eso mujeres y niños, que son los nuevos obreros, en carromato viajan hacia el Mitin de San Pedro. La Revolución Industrial crece, y aumenta la demografía; hambre con explotación se alía, en un opio de 14 horas por la sangre derramada. El Proletariado nace, se hace con fuego y acero..


China Crisis - Working with fire and steel


-->  Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU! Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. …

LAS NUEVAS PLANTILLAS DE BLOGGER, MUCHO MAS PROFESIONALES

Como sabéis, este blog es literario y cultural y no suele tocar cuestiones relacionadas con el diseño o la programación en html, entre otras cosas, porque no es su función, ni es mi campo. Para nada soy una entendida en esos temas. Sin embargo sí he hecho algunas excepciones puntuales, siempre bajo mi experiencia y uso. Cuando he tenido que realizar alguna modificación o emplear alguna técnica concreta que varía el aspecto de alguna sección, entonces he hecho una entrada especifíca hablando de ello. Para eso tengo una apartado dedicado a esta labor que podéis encontrar en una de las pestañas del Menú de cabecera: Blogging
En esta ocasión quiero hablaros de un tema interesante a este respecto y que puede venirnos bien a quienes pertenecemos a Blogger.
Hace días nos llegó el aviso de que había nuevas plantillas para usar. Estas plantillas son compatibles con todos los dispositivos, pantallas (cualquier resolución) y sistemas operativos.
Lo que ha hecho Blogger ha sido implementar nuevos …

EL PODER DEL LOBO SOLITARIO. LA SOLEDAD BUSCADA.

El término "lobo solitario" es un binomio de dos palabras que al unirse forman un concepto abstracto que merece cierta consideración. También denota una acepción popular dentro de un contexto sociológico concreto.  Definir qué son exactamente los lobos solitarios utilizando una terminología rigurosa parece de entrada sencillo, aunque cabe precisar ciertos criterios para establecer su verdadero sentido. Lo primero que nos puede venir a la cabeza como personificación representativa es que se describe a un grupo de personas con características y rasgos singulares cuya connotación aparece claramente demarcada por el propio concepto que lo define, esto es, personas que viajan en el sempiterno camino experiencial de la vida con un criterio unívoco y con una determinada orientación independiente, con su soledad a cuestas y que luchan sagazmente por situarse en equilibrio bajo un mundo globalizado y socialmente adaptado para la interacción colectiva. Por tanto, no se puede eludir que…

TRES MICROS SOBRE LA SERENDIPIA

PAPILLA Aquella desgarbada madre se tiraba de los pelos y blasfemaba contra Dios, el Gobierno, la asistenta social, el lumpen borrachuzo de su marido, la arrogante lista de espera del comedor social del barrio, burocrática y segregacionista...Había días que su tortura diaria, lo peor de su azarosa vida miserable en aquella destartalada casa okupa llena de ratas y de cucarachas, consistía en tener que contemplar entre lloros y moqueos la interminable escasez de la despensa y la nevera. Muchas veces, el espacio interior de ambos cubículos se transformaba en la más absoluta nada. Era una solemne putada, pues esa madre, por no tener, no tenía ni papilla para el bebé. Debía de pintarla o inventársela. Su niño de año y medio que apenas pesaba siete kilos llevaba casi un día entero sin comer. Estaba tan muerto de hambre que no conseguía despegar los ojitos si su mamá no le pellizcaba en el culete. Devanándose los sesos y echándole un poco de imaginación, se le ocurrió picar un diente de ajo, …

UNA NIÑA

Una niña se presenta con su halo de pureza,   de belleza sibilina, que adivina pesadillas  y atesora reinos oscuros.  Niña de carne y hueso, de contiendas ya perdidas. Diosita de los miserables, adoptada en orfanato, mártir de los Evangelios, ángel de las vanidades.  Vanidades de hombres malos, grotescos, endemoniados. La niña sin hacer caso, va a la escuela, aprende, juega, recoge flores del campo y reza mucho, sobre todo, reza.  Niña que con la miel en los labios,  disfrutará poco tiempo, de aquí a pocos años; hasta que su virtud transmute, pues pronto se le abrirán los ojos y se los sujetarán con pinzas, para que se vea a sí misma y en qué la han convertido. Ojiplático destino. Una vez más, como tantas otras veces,  trascenderá, manchado con sangre de Estado, lo que dicta el enunciado. Será objetivo de la insidia, en jardin envenenado, paseando cuerpo enjuto, de carbono amortajado. Niña que regalas ciencia, entre bondad y querencia,  es tu candor una vela, de llamarada serena.  Esperanza que se pier…

"LOS DUENDES"

La historia de los ancestros de Pedrito, es la historia de la lucha por preservar una cultura y unas tradiciones milenarias. Han pasado de vivir en pequeños grupos de nomadas a recluírse o desperdigarse en los reductos de las ciudades. Algunos dispondrán de la suerte de gozar de mejor destino, pero sea como fuere, cualquiera de ellos tiene en comun la defensa de un  sentimiento de arraigo característico, presente en los rasgos, en la música, en el folklore, en su leyenda y en su modo de vida.
El chico vaga por la ciudad, sin salir de los límites de una barriada de gitanos situada en la zona sur, sin saber demasiado qué hacer. Su extralimitado tiempo libre, le permite reunirse con otros chavales, bajitos y morenos, como él. Marchan orgullosos por la calle. Alguna mirada inquisitiva se clava, a su paso, en sus figuras de azabache mientras canturrean y dan palmas. Por lo general, proviene de gente que lleva escrito en un gran cartel el título ostentoso de ciudadano respetable y honrado. P…

NOSOTROS, LOS GATOS (II)

!Yuuuju! ¡Hola, mis lectores! ¿Qué tal? Miaaaaau...

Quiero presentarme ante todos vosotros, dejando claro, en primer lugar, que soy una "chica mala"...ajajajaja...ajajajaja...ajaa...¿eh?...ejem, esto...ya veo que...ejem...
Bien. En el mundillo del cómic, se me conoce comoCatwoman, o si lo preferís, Gatúbela, mi nombre hispano. En realidad no soy del todo mala, aunque tampoco una monjita de la caridad, por así decirlo. Soy una figura muy carismática, sensual y poseedora de un carácter ambigüo y una personalidad compleja, con un alma dual, mitad mujer, mitad, gata. Pero antes de continuar hablándoos de mí figura, quiero remarcar que, en principio, no me correspondía a mí elaborar esta entrada. ¡Oh! ¡nooo!¡ni mucho menos! ¡porque la verdad es que no tengo tiempo, me paso la vida en la calle dedicada a robar a los ricos de Gotham! Pensé que se iba a encargar...¡dios!, no quiero ni mencionar a esa estúpida mujer...Selina Kyle...¡fuuuu! Como habréis sospechado es mi otro yo.  De todo…

FREUD, PASIÓN SECRETA (Película completa)

Freud, pasión secreta es una película dirigida en 1962 por John Huston. Su título original en inglés es simplemente Freud, aunque también se la conoce como Freud: The Secret Passion. La película parte del guion escrito por Jean Paul Sartre, quien no lo terminó por considerarlo demasiado largo. Este filme nos habla de los primeros esfuerzos de Freud para que aceptaran sus teorías. Montgomery Clift interpreta al padre del psicoanálisis. (Fuente: Wikipedia): http://es.wikipedia.org/wiki/Freud%2C_pasi%C3%B3n_secreta
 Algunas críticas:

EL SENTIDO DE LA MUERTE. MORIR EN LA LITERATURA

Francisco de Goya - Saturno devorando a su hijo  Imagen con licencia Creative Commons
La muerte ha sido desde tiempos de la Prehistoria un motivo recurrente de desasosiego. La ritualística, los sentimientos entrelazados, el duelo, el pensamiento simbólico recreado en torno a la figura de los antepasados, las diversas manifestaciones de homenaje a los muertos, la significación del misterio, su meta y su fin, son todos ellos factores que han generado un enorme impacto cognoscitivo en la conciencia colectiva de las diversas comunidades tribales y en la dinámica del conocimiento. También el concepto de muerte ha sido desarrollado por la Gnoseología ya que el conocimiento humano en general puede estar fundamentado con otros conocimientos particulares. 

Lo que unifica a las múltiples civilizaciones coexistentes es el impacto social que ha tenido y sigue teniendo la muerte desde mucho antes de encontrarse los primeros indicios de escritura. Prueba de ello son los hallazgos arqueológicos de rest…

ANALISIS DEL CORTO "LA CABINA"

HAY UN SPOILER CUANDO COMIENZA EL VIDEO, QUE  EXPLICA EN SINTESIS EL SIGNIFICADO DE LA CABINA Y COMO SE RODO.
RECOMIENDO EMPEZAR EL VISIONADO A PARTIR DE9:23Y RETROCEDER HASTA SU INICIO DESPUES, PARA DESCUBRIR EL ANALISIS DEL   DIRECTOR Y DEL ACTOR.                                                    


RESEÑA CINEMATOGRAFICA DE
 "LA CABINA"
[TAMBIEN CONTIENE SPOILERS. RECOMIENDO  VER LA PELÍCULA PRIMERO. SU DURACION ES DE 35 MINUTOS]
Título: La Cabina
Título original: La Cabina
Formato cinematográfico: Mediometraje 
Nacionalidad: España Año: 1972 Duración: 35 minutos Género: Terror psicológico Estreno: 13 de diciembre de 1972 Presupuesto: 4.000.000 pesetas Financiación: Televisión española (TVE) Distribuidora: Televisión española (TVE) Productora: Televisión española (TVE) Dirección: Antonio Mercero Producción: José Salcedo Guión: Juan José Plans José Luís Garcí Antonio Mercero Dirección artística: Antonio Sainz Montaje: Javier Morán Música: Carl Orff Fotografía: Federico G. Larraya Producción: José Sa…