Ir al contenido principal

PREMIO NOBEL DE LITERATURA PARA BOB DYLAN. ¿ACTO DE JUSTICIA O AGRAVIO COMPARATIVO?


El jueves 13 de octubre, el legendario cantautor estadounidense Bob Dylan -Robert Allen Zimmerman- fue galardonado con el más prestigioso reconocimiento que otorga la academia sueca, el Premio Nobel de Literatura "por crear nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense".

Sorprendente. ¿No es así? He leído alguna información sobre la controversia y la verdad es que me desmarco de las afirmaciones que intentan demostrar que las raíces vernáculas del folk norteamericano en su forma contextual y literaria quedan genuinamente representadas en este premio Nobel, tesis defendida por críticos musicales o cantautores como Cohen. Su trascendencia como autor y creador literario ha llegado incluso a compararse con la literatura de Walt Whitman. 
Lo afirma el crítico literario Dwight Garner en un artículo para el The New York Times. Cito textualmente un fragmento: "Este Nobel reconoce lo que hemos sentido por largo tiempo que es verdad: que Dylan está entre las voces más auténticas que Estados Unidos ha producido, un hacedor de imágenes tan audaz y resonante como cualquiera en Walt Whitman o Emily Dickinson"< Leer el artículo (está en inglés)
Por su parte, Leonard Cohen explicita que "para mí, es como poner una medalla al monte Everest por ser la montaña más alta del mundo".

Pero seamos sensatos. Cada uno de los puntos clave de todo análisis, susceptibles de ayudar a clarificar el significado de acciones, pensamientos o argumentaciones, deben de quedar teóricamente sustentados a través de los hechos probatorios y las demostraciones silogísticas, ya que mi intención es garantizar que se llegue a la verdad de los juicios comparados a través del juicio verdadero. Alcanzar una conclusión por medio del razonamiento lógico y fundamentado despeja dudas y conjeturas al respecto de un tema cualquiera. Y yo considero que éste en concreto, es muy serio.

Lo primero que deberemos preguntarnos es si la principal contribución de Dylan desde la década de los 60 ha sido y sigue siendo estrictamente literaria o no, aunque sus criterios de expresión guarden cierta relación subjetiva con la literatura- y esto lo digo sin ánimo de acritud para con su mitificado personaje de poeta urbano que, por otro lado, no me desmerece en absoluto, sino todo lo contrario. Aunque insisto, "al pan pan y al vino vino". 

Expongo un dato significativo: la consistencia del trabajo compositivo de Dylan se basa en los textos que afilan sus creaciones musicales en consonancia con su estilo, pero en cambio, no se fundamenta primordialmente en un legado bibliográfico ubicado dentro de un movimiento literario de envergadura. El cantante no es conocido primordialmente por sus libros aunque sí ha publicado algunos muy relevantes. Las letras de sus canciones, sublimadas por el gran público y sus seguidores, tienen una importancia de valor sentimental e ideológico acotado, principalmente entre los fans, admiradores y fieles. Sin embargo, sus composiciones no han sido objeto de un estudio pormenorizado de estilo y de recursos narrativos, de la realización de un análisis concreto del campo literario asociado a sus creaciones y de la investigación escolástica por parte de la crítica erudita o especializada. Básicamente porque su proyecto artístico y profesional no ha consistido nunca en un proceso premeditado que haya podido influir directamente en la elaboración sistemática de una obra literaria completa, enfocada hacia un sistema de producción y consumo editorial que esté dirigido de forma industrial a los lectores habituales. Por tanto, no existiría un ámbito narrativo en el que considerarle y mucho menos que tenga que ver con la novela o la poesía formal. De otro modo, sí que representaría la figura de un excelente cantante, compositor y poeta musical, uno de los máximos exponentes dentro de su propia categoría artística. Aquella que está específicamente basada en la interpretación musical, en la elaboración de letras para canciones y en la instrumentación orquestal.

Por lo demás, no es lo mismo el desarrollo mostrado en la consecución de un legado novelado y literario "per se" que escribir para componer canciones. Letras y música quedan en esta simbiosis indefectiblemente unidas, condición "sine qua non" por la que se le considera exclusivamente un poeta que hace poesía musicalizada. El propio Comité de Nobel así lo reconoce en la medida en que confirma que sus letras están hechas para ser cantadas. A tenor de este criterio, la Academia sueca defendió este jueves que existen antecedentes de piezas poéticas hechas para ser escuchadas o musicalizadas tomando como referencia a Homero y a Safo, en un intento de justificar la decisión tomada. Intuitivamente yo misma añadiría también a todos los poetas Aedos de la antigua Grecia Clásica, siendo el reflejo patente de que hay autores de poesía popular recitable o cantada provenientes de la antigüedad que todavía se siguen leyendo a día de hoy.

Pero si somos precisos y rigurosos, creo que la mayoría sabremos distinguir sobradamente entre las diferentes categorías harmónicas en el arte, también es perfectamente conocible en qué consisten las normas definitorias y los rasgos de identidad que caracterizan a cada una de dichas categorías. Sabemos sin ningún problema que son cuestiones diferentes las que retratan o definen lo que es la música o la poesía musical, respecto de situar separadamente y en su contexto original qué se considera obra narrativa de pleno derecho y en qué se basa la conformación del legado literario de un escritor en su época coetánea y en su contexto histórico-social respectivo. Y si la academia sueca se permite adoptar ciertas licencias de estructura y funcionamiento interno, entonces pueden suceder dos cosas: o bien que haya una intencionalidad rupturista por renovar el carácter fundacional de estos premios o bien que estos academicistas cometan un error de forma y de fondo y se equivoquen de cabo  rabo a la hora de interpretar qué es la literatura. En los dos casos asistiríamos a un engaño o a una tomadura de pelo que incidiría inevitablemente sobre la opinión pública, fundamentalmente, y que en absoluto le hace honor al prestigio perdurable en el tiempo que se ha forjado la institución sueca desde los inicios de este certamen. 

Quiero aclarar en última instancia que la intención de este post en absoluto presupone un intento por demonizar ni la figura, ni la trayectoria, ni el legado musical y sociológico de Bob Dylan. Ha sido mucho lo que ha aportado a lo largo de los años. Y me gustaría resaltarlo.
La canción protesta y revolucionaria en EEUU surge con fuerza vitalista apoyándose en la lucha ideológica y la defensa de los derechos civiles en décadas consecutivas clave de transgresión y de cambio donde una serie de acontecimientos hablaron por sí solos: rechazo masivo a la Guerra de Vietnam, reivindicaciones pacifistas del Movimiento Hippie y de los consiguientes organismos y agentes  políticos y sociales, la lucha de las colonias del Tercer Mundo por su independencia y especialmente la de los pueblos asiáticos y africanos por conseguir su liberación, la Guerra Fría orquestada a través de las dos superpotencias de antaño, EEUU y la URSS, la denuncia del régimen del Apartheid en Suráfrica, el surgimiento de la Revolución Cultural en China, la rotunda oposición contra el racismo norteamericano, etc. Es por ello que en medio de todo ese compendio de sucesos histórico-políticos acaecidos en una época de revueltas intensificadas, a Bob Dylan se le considera una de las figuras más emblemáticas e influyentes dentro de las corrientes vanguardistas de los 60-70, musicalmente hablando, siendo el generador de una especie de contracultura donde se filtraban una gran diversidad de temas y cuestiones sociales, políticas, filosóficas y literarias que por aquel entonces caminaban a contracorriente de los convencionalismos. Dylan bebió del folk y lo ensalzó gloriosamente, empujando a otros estilos musicales como el soul, el country, el gospel, el rock and roll y el rockabilly. Dentro del reconocimiento a su carrera ha ganado varios Grammys, Globos de Oro, Premios de la Academia o el Premio Pulitzer, entre otros muchos. En España, en el año 2007, se le distinguió con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

Con estos datos de autentificación quiero magnificar la línea lírica, la sensibilidad poética y toda la coherencia que acumula su vasto recorrido por el mundo de la cultura y el arte. Pero no apruebo en toda su amplitud y verosimilitud la concesión de un Premio Nobel de Literatura. No solo porque la monopolización de su persona respecto de un premio así haya dejado fuera a candidatos metódicos, escritores de verdad, muy cualificados, que merecían un oportuno reconocimiento por escribir novelas, ensayos y poesía en un soporte editado bajo una colección de obras. Sino también porque me parece que en realidad, esta distinción lo que ha querido es premiar con carácter póstumo a toda una generación. A un movimiento. A un pasado influyente con un peso específico de valor incalculable donde se instalaron nombres que han escrito con su marca identitaria una parte importante de la historia de las corrientes alternativas pero que no fueron reconocidos explicitamente por la oficialidad en modo grandilocuente. Sería un voluntarista homenaje a todos aquellos escritores de la Generación Beat que influyeron posteriormente en Dylan, esto es, los hipsters, los iluminados, los pobres o precarios autores de complejidad figurativa que inundaron la década de los cincuenta y que consumían drogas, que eran profusamente promiscuos, seguidores de la filosofía y el pensamiento oriental y de la meditación. En definitiva, grandes escritores que con sus aportaciones literarias se convirtieron en los precursores del movimiento hippie de la década posterior. Considero que este premio se desdibuja como un reconocimiento compensatorio a nivel mediático por parte de la academia sueca, culminado gracias a la obra de transmisión vehicular de un músico como Dylan. Esta iniciativa oficialista tendría como objetivo contribuir honorariamente a suplir esta carencia afectiva generacional desde el punto de vista literario, siendo por fin  reconocida a efectos prácticos la trayectoria de estos escritores de la contracultura a través del legado de uno de sus hijos descendientes. ¿Podría ser un nobel que rinde tributo a esta nueva Generación Perdida que tuvo su presencia incuestionable en los años 50? Sin ir más lejos, ¿se ha garantizado un recordatorio para Jack Kerouac o William Burroughs, los miembros más ilustres de la Generación Beat? Es posible...

Dicho esto, no me queda más remedio que afianzar mi posición contraria a que se consoliden homenajes colectivos de este tipo en un certamen como los Nobel, porque no contienen fundamentos que definan de manera precisa a un ganador por sus propios méritos literarios. Además, hay que tener en cuenta que se le concede al cantautor en una etapa que no es la más interesante a nivel de contribuciones. Hubiese sido un premio legitimado hacia la labor social en los EEUU de los 60 para el caso de Bob Dylan, precisamente por ser esa década y la siguiente las que levantaron la bandera contra la guerra y contra la injusticia del capitalismo devastador ligado al Vietnam, creándose las condiciones propicias que permitieron defender tenazmente los derechos civiles y la igualdad de las personas de raza negra.

Me gusta Dylan, lo reconozco sin tapujos, pero lo prefiero cuando está posicionado en su particular terreno semántico y figurativo, que estrictamente se incluye dentro de la expresión musical. Es un contrasentido mezclar campos. Fusionar ambos estratos para luego afirmar categóricamente que ese binomio expresa verdadera literatura, lo que genera es una caricatura de la realidad narrativa, por mucha excelencia poética y musical que posea el cantante. Y desvirtúa el verdadero sentido del galardón en esta categoría rebajando las condiciones y rasgos que definen con exactitud a un literato. El hecho de comparar textos musicales por muy brillantes que sean con el rango que denota la escritura de García Marquez configurada soberbiamente dentro del Realismo Mágico y que refleja con perfecta literalidad su libro cien años de Soledad o con el simbolismo y modernismo de Juan Ramón Jiménez, me induce a una profunda reflexión crítica... 

Cabe preguntarse acertadamente, investigando acerca de la tesitura del "todo vale", si esta circunstancia en la coyuntura de los premios nobeles constituirá una excepción que confirme la regla o asentará un precedente estructural. Porque marcar tendencia en ese sentido puede presuponer conformar una línea estable en la que se premie por puro oportunismo social, interés mediático o por causa de una atribución institucional que ayude a contrarrestar el rechazo popular o del público hacia un sello o hacia el personaje ilustre que lo ejemplifique, tal y como ocurrió con la concesión del Nobel de la Paz al imperialista Obama, que dominantemente nadie se tragó. En ambos casos se ha pretendido formar una analogía entre dos partes que no guardan relación consecuente entre sí, comparándose elementos que no son consustanciales al punto de vista otorgado, ni al espacio compartido: paz- intervencionismo bélico/ cultura musical-narrativa. Se establece por añadidura un agravio comparativo no exento de polémica fruto de un contrasentido natural que puede surgir en nuestra mente cuando recordamos trayectorias e historicidad de personajes de la cultura adscritos a su propio ámbito de influencia y cuyas manifestaciones  resultan incompatibles en otras esferas artísticas debido al canal o vehículo de expresión con el que suelen mostrarse.

Desde los principios que representan la pureza, lo ecuánime, lo lógico y lo sensato quiero reivindicar el verdadero valor de las cosas. Es por ello que insisto en que si hubiese un Premio Nobel de la música, yo misma me reafirmaría cien mil veces y todas las que hiciesen falta en apoyar con firmeza y unilateralidad la candidatura de Dylan, por ejemplo.

No quiero terminar sin intercalar un poco de humor. Porque visto lo visto y tras conocerse esta noticia no debería extrañarnos si a partir de ahora se le otorga el premio Nobel de Física a Usain Bolt por su trabajo a la hora de desarrollar en la práctica los métodos más adecuados para incrementar al máximo la velocidad de desplazamiento proyectada desde el cuerpo humano. 

La última pregunta reflexiva que hago para mis adentros sería el por qué nunca le han dado el premio nobel a Jorge Luis Borges o a Tolstói. Como todo parece tener una justificación, yendo al fondo de la cuestión, nos encontramos con las declaraciones de la viuda del primero, en las que se permite especular sobre las razones, que pudieron haber sido políticas, puesto que Borges aceptó un Premio Honoris Causa de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile teniendo que reunirse con el dictador Pinochet. Por su parte, la obra de León Tolstói fue descalificada por la academia sueca quien la consideró, en 1901, una "animadversión a la cultura", palabras textuales. Además de ser catalogada como una controvertida crítica social contra el Estado y la Iglesia. Al parecer dichos criterios contaban a finales del siglo XIX y principios del XX con el suficiente peso ideológico institucional como para acabar siendo determinantes. Continuamos con el francés Paul Valeri, un poeta simbolista adscrito al Modernismo que estuvo doce veces nominado. Otro punto negativo para los academicistas suecos fue el hecho de que el jurado no viese con buenos ojos la poesía modernista. Siguiendo con las pérdidas, James Joyce, el autor de "Ulises", tampoco consiguió nunca el galardón. Ni Franz Kafka, autor de cuatro obras espléndidas, "La Metamorfosis", "El proceso", "El Castillo" y "América". Por increíble que parezca, Julio Cortazar, autor de "Rayuela", se vio abocado a la misma circunstancia. Otros escritores sin Nobel fueron Marcel Proust, -autor de "En busca del tiempo perdido" y uno de los literatos más excelsos del siglo pasado-, así como Mark Twain, Arthur Miller, Nabokov, Graham Greene, Benito Perez Galdós o Emile Zola, por citar unos cuantos.

En el caso de Bob Dylan, tendré en cuenta el refrán "obras son amores y no buenas razones". Lo que significa que las buenas palabras deben ir acompañadas de hechos objetivos y demostrables. Dicho en una síntesis llana, me reafirmo en que no puedo considerarle como un autor perteneciente a la cátedra oficial mientras no demuestre que dispone de un compendio de libros que le hagan despuntar como escritor con autoridad regia y una práctica literaria asentada, que haya creado escuela entre escritores afines o que se redefina estilísticamente en sus trabajos y recursos dentro de una escuela ya constituida. 

Pero, ¿cuáles deberían ser entonces los criterios más ajustados a la legitimidad y aplicables a la concesión de un Premio Nobel?

En las categorías de Física, Química o Medicina no aparece el menor atisbo de duda en cuanto a la atribución del mérito. En contraposición, los premios Nobel de la Paz o de Literatura parecen asumir conceptos de enjuiciamiento que denotan cierta ambigüedad y subjetivismo a la hora de confrontar una evidencia material, objetiva. Debe ser por la propia naturaleza intrínseca que actúa sobre las materias a premiar. A no ser que éstas se engloben dentro de las ciencias exactas o ciencias aplicadas, el criterio valorativo parece sucumbir a las preferencias individuales o particulares del conjunto de los miembros que conforman el jurado. Los criterios a evaluar dependerán de la interpretación puntual de ese jurado especial. 
El Premio Nobel de Literatura, tal y como señaló el testamento del millonario Alfred Nobel debe cumplir la siguiente condición, ser entregado "a quien haya producido en el campo de la literatura la obra más destacada, en la dirección ideal". Sin embargo, acabamos de ver cómo hay graves ausencias en la recepción del premio.

Otro punto oscuro es el trato desigual hacia las mujeres. Los datos oficiales demuestran que la academia sueca se ha plegado sistemáticamente a un machismo visceral y consciente. Este ha sido un hecho efectuado con conocimiento de causa ya que la academia se constituye como un organismo que desde sus bases fundacionales acepta reconocer y premiar institucionalmente el trabajo y la contribución cualitativamente valiosa a la sociedad, lo que ha venido sucediendo desde hace 115 años hasta el momento presente pero donde solo 49 mujeres han sido galardonadas frente a 833 hombres. Este año el elenco de premiados lo acaparan hombres en exclusividad. Tampoco debemos olvidar que la concesión de estos premios contiene la implicación gubernamental. La propia Web oficial confirma públicamente estas cifras comparativas: < Aquí

Como conflusión final y en alusión directa al asunto que ha abierto el post -acontecimiento sorpresivo que ha originado un intenso debate en las redes sociales y provocado el estupor de una inmensa mayoría de descontentos- señalar que resulta improcedente que escritores nominados, postulados como tales y con obra consolidada, -caso del escritor keniano Ngugi Wa Thiong'o, el poeta de nacionalidad siria Adonis, la potencial candidata Joyce Carol Oates o autores prestigiados de mucha altura como Philip Roth o Don De Lillo- hayan sido rechazados en detrimento de otros factores que contradicen la justa atribución del Nobel de Literatura a quienen son escritores por antonomasia. Puede que a los académicos suecos, en un alarde de modernidad, se les haya ocurrido defender repentinamente otra definición distinta de escritor, que sea novedosa, experimental, que fomente la tradición oral, que juegue con la lengua y los recursos vocales, la declamación musicalizada, el verso cantado, etc, pero aun así y por mucho que me encante Dylan y su trova lírica seguiré pensando que un escritor academicista se define explícitamente por asumir unos rasgos técnicos y de estilo que enmarcan recursos narrativos muy concretos, supeditados a unas normas y a una estructura que conforman una obra cíclica muy trabajada. Y además, un escritor también se ejercita a lo largo del tiempo mediante la práctica acumulada. Por descontado y bajo mi punto de vista, para que un Premio Nobel de Literatura merezca el premio, primeramente debe ser escritor. Lo que no parece un hecho sobrevenido y sí por el contrario oficialmente inamovible es que no hay posibilidad de contradecir al comité de los Premios Nobel si no es a nivel interno desde el propio comité.

Y bien. ¿Qué opinión os merece a vosotros la polémica suscitada por haberle sido concedido el Premio Nobel de Literatura a un músico, aunque se trate del legendario Bob Dylan? ¿Estaríais de acuerdo? ¿O por el contrario lo consideráis totalmente injusto por haber sido ignorados en el presente año 2016 importantes escritores?


Bob Dylan - Forever Young

Safe Creative #1608300245184
Dame tu voto en HispaBloggers!

Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
*[PROCEDIMIENTO PARA COMENTAR]:
-SISTEMA DE COMENTARIOS DE FACEBOOK (la caja de comentarios situada arriba del todo):
1.- Debes estar conectado a tu cuenta de Facebook, si no es así, resulta imposible enviar el comentario. El propio plugin te advierte: “Inicia sesión para continuar”. Puedes hacerlo desde este blog pinchando dentro del recuadro de la caja y luego en el botón que te lo permite, cuando éste quede resaltado de un azul más oscuro.
2.- Escribe tu comentario en la caja rectangular 3.- Finalmente, pincha en “Publicar”.
-SISTEMA DE COMENTARIOS DE DISQUS: (la caja de comentarios situada justo debajo de la caja de Facebook):
1.- Pincha en el interior de la caja (el recuadro rectangular que se encuentra debajo del nombre del blog).
2.- Inmediatamente se abrirán cuatro opciones: a) El botón D (de Disqus) para comentar desde una cuenta de Disqus. Si no tienes cuenta puedes abrirte una, pero esto es opcional. B) El botón f (de Facebook) para comentar loguéate desde tu cuenta de Facebook. Para hacerlo desde allí mismo, cuando pulses en el botón, te pedirá el correo y la clave de tu cuenta. C) Botón de Twitter. Para comentar desde aquí te pide el correo y la clave de tu cuenta de Twitter. D) El Botón g (De Google +). Para comentar te pide el correo y la clave de tu cuenta.
3.- También puedes comentar como “Invitado”: Una vez hayas pinchado en el cuadro horizontal, debajo del mismo y a la derecha de las 4 opciones anteriores, hay otro cuadro horizontal estrechito y alargado. Pincha dentro y abajo del todo, donde pone: “Prefiero comentar como invitado”, marcas la pestañita cuadrada que hay delante de la frase y a continuación escribes el nombre y el correo. Para enviarlo pincha el botón que tiene dibujada una flecha

PINCHA EN LA FRANJA NEGRA PARA DESPLEGARLA Y COMENTAR DESDE GOOGLE +

Comentarios

Blogs interesantes

Mi otro Blog

votar follow us in feedly Dame tu voto en HispaBloggers!  Estadísticas
Donar. Más información
MundoLiterarioTusrelatosUnión Hispano Mundial de Escritores
NetWriters

LOS POSTS MAS LEIDOS DE LA SEMANA

EL TREN Y LA ENSAIMADA

Clavé la mirada libre,  de mis ojos verdes apresados, en los criterios heterodoxos de tus sublimes brazos,  ¿de cuántos besos y abrazos estaremos hablando?
Pasmada me quedo,  observando las roturas y las tenebrosas florituras de aquello que se debe obviar; toda lucha es dura y ardua, de pasmo solemos gritar. ¿Pero qué hay de la práctica en la soltura de las batallas por dar? Recuerda que no está de más la prueba y la forma en demostrar.

Se abrió un pétalo de rosa,  se cortó la mala yerba, se quemaron los rastrojos, aunque solo fuera unas horas. Días, a más tardar.  Unos pocos años, si me apuras,  cuesta repoblar jardines y campos  tras un incendio. Y me enerva. Porque aun tengo la espina ¡ay, púa que escalda!  clavada en el duodeno.
Tengo frío, estoy cansada,  espinada y contrahecha por los huesos.  Aunque la rosa florezca,  cantando entre rosales a los abriles con olor a lavanda. Hay una tregua inspiradora. Miles de aprendices, cadetes, rodean la pradera madre, la del sol que reseca la contienda y aporta clorofila a la…

ALGUNOS ASPECTOS DEL AMOR Y LA MUERTE DE UNO DE LOS ÚLTIMOS ROMÁNTICOS: BÉCQUER

Entre sudor y fiebre de empozoñada tuberculosis, se debatía entre la vida y la muerte el gran poeta del amor romántico. Ella, la amada sin nombre, nunca lo despediría, el mundo sí, aunque fue después de su trascendida muerte física. 
Con sus rimas en los estantes, agonizante en las postrimerías de su vida, había presentado ante sí mismo a su amor ideal, intocable, inmaterial, fusionándose en una unión idílica y rupturista. Amor fugaz frente a la realidad objetiva de Stendhal, Clarín y Flaubert y sus respectivas Ernestinas, Anas y madames Bovary. 


¿Qué es poesía? --dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.  ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú.

Es tarde ya y Becquer debe marchar. Allí. En la casa número 7 de la Calle Claudio Coello, se nos va sin remisión. A pesar de sus desvelos, la seguirá amando por encima del bien y del mal, en las oscuridades misteriosas de las noches heladas. 
A aquella desconocida muchacha que había visto en el balcón de la casa de la Cal…

TRES MICROS SOBRE LA SERENDIPIA

PAPILLA Aquella desgarbada madre se tiraba de los pelos y blasfemaba contra Dios, el Gobierno, la asistenta social, el lumpen borrachuzo de su marido, la arrogante lista de espera del comedor social del barrio, burocrática y segregacionista...Había días que su tortura diaria, lo peor de su azarosa vida miserable en aquella destartalada casa okupa llena de ratas y de cucarachas, consistía en tener que contemplar entre lloros y moqueos la interminable escasez de la despensa y la nevera. Muchas veces, el espacio interior de ambos cubículos se transformaba en la más absoluta nada. Era una solemne putada, pues esa madre, por no tener, no tenía ni papilla para el bebé. Debía de pintarla o inventársela. Su niño de año y medio que apenas pesaba siete kilos llevaba casi un día entero sin comer. Estaba tan muerto de hambre que no conseguía despegar los ojitos si su mamá no le pellizcaba en el culete. Devanándose los sesos y echándole un poco de imaginación, se le ocurrió picar un diente de ajo, …

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: POEMA SANGRIENTO

  Trabajando con fuego y acero, del telar a la máquina, del cultivo, al montaje, lo que se urde en la cadena me fabrica la mortaja. Es la producción denigrante, que adiestradamente cambia, mi tierra por un patrón,  el trigal por un centavo, creando miseria al esclavo,  en fábricas y talleres. Ni siquiera el Infierno contempla, reinado de Don Banquero, con las huelgas no nos queda,  sopa, tocino o pan negro. Por eso mujeres y niños, que son los nuevos obreros, en carromato viajan hacia el Mitin de San Pedro. La Revolución Industrial crece, y aumenta la demografía; hambre con explotación se alía, en un opio de 14 horas por la sangre derramada. El Proletariado nace, se hace con fuego y acero..


China Crisis - Working with fire and steel


-->  Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU! Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. …

EL SENTIDO DE LA MUERTE. MORIR EN LA LITERATURA

Francisco de Goya - Saturno devorando a su hijo  Imagen con licencia Creative Commons
La muerte ha sido desde tiempos de la Prehistoria un motivo recurrente de desasosiego. La ritualística, los sentimientos entrelazados, el duelo, el pensamiento simbólico recreado en torno a la figura de los antepasados, las diversas manifestaciones de homenaje a los muertos, la significación del misterio, su meta y su fin, son todos ellos factores que han generado un enorme impacto cognoscitivo en la conciencia colectiva de las diversas comunidades tribales y en la dinámica del conocimiento. También el concepto de muerte ha sido desarrollado por la Gnoseología ya que el conocimiento humano en general puede estar fundamentado con otros conocimientos particulares. 

Lo que unifica a las múltiples civilizaciones coexistentes es el impacto social que ha tenido y sigue teniendo la muerte desde mucho antes de encontrarse los primeros indicios de escritura. Prueba de ello son los hallazgos arqueológicos de rest…

LAS NUEVAS PLANTILLAS DE BLOGGER, MUCHO MAS PROFESIONALES

Como sabéis, este blog es literario y cultural y no suele tocar cuestiones relacionadas con el diseño o la programación en html, entre otras cosas, porque no es su función, ni es mi campo. Para nada soy una entendida en esos temas. Sin embargo sí he hecho algunas excepciones puntuales, siempre bajo mi experiencia y uso. Cuando he tenido que realizar alguna modificación o emplear alguna técnica concreta que varía el aspecto de alguna sección, entonces he hecho una entrada especifíca hablando de ello. Para eso tengo una apartado dedicado a esta labor que podéis encontrar en una de las pestañas del Menú de cabecera: Blogging
En esta ocasión quiero hablaros de un tema interesante a este respecto y que puede venirnos bien a quienes pertenecemos a Blogger.
Hace días nos llegó el aviso de que había nuevas plantillas para usar. Estas plantillas son compatibles con todos los dispositivos, pantallas (cualquier resolución) y sistemas operativos.
Lo que ha hecho Blogger ha sido implementar nuevos …

EL PODER DEL LOBO SOLITARIO. LA SOLEDAD BUSCADA.

El término "lobo solitario" es un binomio de dos palabras que al unirse forman un concepto abstracto que merece cierta consideración. También denota una acepción popular dentro de un contexto sociológico concreto.  Definir qué son exactamente los lobos solitarios utilizando una terminología rigurosa parece de entrada sencillo, aunque cabe precisar ciertos criterios para establecer su verdadero sentido. Lo primero que nos puede venir a la cabeza como personificación representativa es que se describe a un grupo de personas con características y rasgos singulares cuya connotación aparece claramente demarcada por el propio concepto que lo define, esto es, personas que viajan en el sempiterno camino experiencial de la vida con un criterio unívoco y con una determinada orientación independiente, con su soledad a cuestas y que luchan sagazmente por situarse en equilibrio bajo un mundo globalizado y socialmente adaptado para la interacción colectiva. Por tanto, no se puede eludir que…

"EL GRITO" DE MUNCH, MUCHO MÁS QUE UN CUADRO

Creo que todos o prácticamente todos, conoceremos la archifamosa obra pictórica"El Grito", deEduard Munch,que fue un pintor y grabador noruego nacido en 1863. El cuadro se enmarca dentro de lacorriente expresionista.
Al igual que le sucede a mucha gente, siempre me llamó la atención este cuadro por la fascinación que desprende y por su visualidad y expresividad. Se podría catalogar como la caracterización más genuina de la angustia humana en el terreno pictórico. De hecho, Munch, guarda otras obras con esta temática. Como no soy experta en obras de arte, ni en pintura y mucho menos una purista de la ciencia artística, dejaré en manos de los expertos y críticos el análisis más formal del legado de este cuadro. Voy a limitarme en este post a exponer detalles, esbozos psicológicos, curiosidades y otras ideas originales derivadas de la representación de El Grito,así como los elementos y manifestaciones que hayan podido influir con posterioridad y como repercusión. De entrada, os …

UNA NOCHE SOÑÉ QUE OVIDIO ME HABLABA DE AMOR. 3.- TRASCENDER

Era como si su cuerpo, conectado a su mente, en ese momento, estuviese inundado de miles y miles de vórtices o chakras activos que conformaban un holochakra o cuerpo de energía. Precisamente, su energosoma le indicaba que, él, era la identidad conformada de esa persona que le gustaba desde hacía un tiempo. Le había dicho claramente a Matilde un "Si, me gustas", respondiendo a la inquietante pregunta de ella: "¿Te gusto?"
Julio era su compañero de trabajo desde hacía dos meses. Había entrado a sustituir una baja, de modo que solo había firmado un contrato temporal, renovable, si el otro chico ampliaba dicha baja laboral.
Todo aquello que parecía ser corroborado con la mente, sin embargo, no relucía de modo práctico y en los hechos. El día a día era monótono y aburrido en aquellas oficinas. Y, paradójicamente, ni Julio, ni Matilde, habían cruzado jamás palabra alguna, fuera de los momentos puntuales en los que debían de coincidir para alguna tarea en común o, en aquell…

CROMOSOMA X, CROMOSOMA Y

Definir la palabra amor es difícil, porque cuenta con muchos sentidos, en el mejor de los casos, lo correcto sería encontrar una especie de amor inteligente capaz de integrar los sentimientos y las razones. El hombre es un animal en permanente descontento, siempre quiere más. Junto con el conocimiento, el amor es una forma suprema de trascender en la vida. En la medida en la que te adentras en el interior de una persona y la vas descubriendo, se produce la atracción. Existen distintos tipos de amor (...)
(...) Entre dos personas.- Es tal la grandeza, la riqueza de los matices y la profundidad de amor humano, que nos revela las cualidades de cualquier otro tipo de amor, el enamoramiento tiene que ser obligado punto de partida. El mundo del amor forma un complejo sistema de referentes, remitentes y preferentes que han de desvelar el común deseo de saber y entender. El amor afecta a todo el entorno: físico, psicológico, profesional, social y cultural. El amor auténtico hace a…