Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

HUMANINDO PROSOPON RODRIGUEZ, CREADOR DE SOFISMAS

Humanindo Prósopon Rodríguez. Personaje peculiar. Vividor de grandes épocas, desarrollado a partir del siglo V, pariente de la cultura helénica, filósofo de la naturaleza y del hombre. Transgresor por derecho de Dios y de reyes, de la naturaleza, del genio y de sí mismo. Libertador del espíritu, suscriptor de la teología divina, aunque también de la Ilustración, viajante por los distintos modos de producción y los nódulos filosóficos en cadena. Seguidor de enormes conjeturas, bebé del esclavismo, adolescente del feudalismo, joven tempranero de la Burguesía renaciente y poderoso estadista del XVIII. De complexión delgada, tez clara y cabellos castaños, fue el prototipo fiel del humanista más exhacerbado llegada la cincuentena. De aterciopelada inteligencia y refinado gusto por las falacias existenciales y el paladar sibarita. La esencia, siempre por delante de la existencia, podría ser perfectamente su leitmotiv. Hasta que tomó el poder personificado y desbancó a toda una época oscura …

TRAUMA

Choque, impresión sorpresiva. ¡subconsciente que reclamas escondites! ¡Ardites! En definitiva, no recuerdo nada. Consternado quedé tras el accidente. Un motivo intrascendente y todo empezó. Un transfondo sabedor y normalidad aparente.  Paradigma emocional, mi sentido del dolor tras el shock post-traumático. Cruento. Sin alivio,  Criminal. Asesino en serie de pensamientos ¡Inacción, estoy mal! Terapia indolora ¿Por qué colaborar? El médico y la transferencia me obligan. Por un destino y soledad...¿Y te irás? Estás en la vida plena, creadora.  Con engaño reconducido. Afligido. El consciente es menos duro en su apariencia. Continencia.  ¿pero dónde la conciencia?  ¿y la acción?  Represión. Eres trauma. Sensación, postergando realidad, como un fantasma... en intención de anular. ¡Es que eres trauma...! Sálvese quien pueda.  Y no como un capitán Este barco desfondado se irá al fondo del mar... De mi fuente y manantial los recuerdos son velados. Y el sueño inapetente. El café de la mañana, una ducha y a currar. Vetados ama…

NUEVO PREMIO LIEBSTER AWARD

No sabía cuál de los dos logos poner porque no tenía una referencia del blog que me lo ha concedido, así que he colocado los dos.

¡Bueno...estoy super contenta...! En esta ocasión y tras un relativo parántesis he vuelto a ser nominada a un premio que ya me había sido concedido anteriormente. Esta vez el galardón se reitera a través del PremioLiebster Award. Le tengo que agradecer y mucho al blog de Mini Fu, El Observatorio de Mini-Fu, la posibilidad de poder disfrutar de esta ilusionante concesión. El  blog de la compañera es muy dinámico y a la vez ofrece la oportunidad de que quien así lo solicite pueda aportar su colaboración en dicho espacio. La propia Mini Fu también convoca a la participación haciendo llamadas a la acción. La temática del blog, tal y como se indica en su cabecera, alterna tutoriales, material y mucha diversión para descargar en casa, además de fantásticos relatos, entrevistas y curiosidades.
La web de Liebster Award señala en su apartado "Acerca de" lo s…

PARECE QUE ESTÁS...

Parece que estás, lo parece... Parece que estás, parece que estás en esa magia... Parece que das. Parece que ofrezcas una ofrenda ritualística. El bien y el mal te encamina por la senda. Todo honor y toda gloria,  por los siglos de los siglos,  como decía esa madre, la atea,  cuando reprendía la acción del cura... Se burlaba con inquina maliciosa por lo bajo, cuando escuchaba el sermón, en lugar de vanagloriar la homilía catalizadora. Por la senda, por la senda. Trasiego fue mi infancia. A la comba, cordereta, a pillar, a esconderse, entre árboles centenarios, robles y pinos, mandarinas, alcachofas silvestres, de borde naturaleza... jofainas, café de achicoria,  calderetas y pucheros,  conejos, hámsters y tortuguitas de río. Me acuerdo de los perros con pulgas  y de los mendigos católicos sufragados por la Iglesia. Todo huele a requiebro,  a historias de estraperlo de mi abuela A cochambrosos seiscientos amarillos. A rezos y a compadres estirados.  A autoritarios ro-ros para dormir. Hasta que apareciste tú…

Mi otro Blog