sábado, 11 de junio de 2016

EL SUEÑO DE MALIK


Malik es un chico inuit que procede de la cultura ancestral esquimal que abarca grandes extensiones del ártico. Vive en las tundras de Groenlandia y es nómada por naturaleza. Históricamente, la práctica social de sus ancestros ha llevado a este pueblo a cazar caribúes, osos, ballenas y focas y sus habitantes se desplazan en trineos tirados por perros. Tengamos en cuenta que esta historia data del siglo XIX y, por tanto, en esa época no existían todavía las motonieves.

Malik, que significa ola, discurría por el paisaje helado desplazándose en su gamutik hasta que llegó el momento del descanso. Anochecía. Se construyó un refugio momentáneo de emergencia, para descansar de la actividad de la búsqueda de caza. A diferencia del iglú tradicional se confeccionó un quinzhee, haciendo un cúmulo considerable de nieve, sin aplicar mayor sofisticación y sin tener en cuenta ni el tipo de nieve ni el modo de estructura. Los bloques de nieve eran los artífices de construcción clásicos. Pero él se limitó a  excavar en el interior del motón para hacer una cavidad que sería su habitación. Una vez instalado en el refugio temporal comió un poco de pescado después de cubrir su interior con pieles de animales que transportaba, a fin de incrementar la temperatura unos grados más. El objetivo era pasar la noche allí y continuar por la mañana su viaje, fundamentalmente, porque este tipo de construción, aunque más rápida era más frágil y no proporcionaba las condiciones adecuadas que ofreciesen habitabilidad por un tiempo estable. Al día siguiente llegaría por fin a la zona concreta de caza. Instalaría el alojamiento en el propio mar helado, con la tienda de campaña puesta encima del mismo hielo y asegurándose de que el hielo y la nieve sujetaran la estructura para que el viento no la arrastrara. Los perros dormirían atados uno a uno a un cable en la intemperie. Aunque amanecen completamente cubiertos de nieve biológicamente están aclimatados para resistir muy bajas temperaturas. De ese modo habitual solo hay que esperar que un oso cualquiera se acerque y en ese momento soltar a  los cánidos que lo rodearán intentando morderle, distrayendo la atención del plantígrado y permitiendo que Malik se aproxime y le dispare con el arpón. El viaje de vuelta siempre es rápido y sin interrupciones con el objeto de que la carne pueda ser desollada con calma en el campamento, evitando que la congelación absoluta  haga imposible su manipulación.

Esa noche el sopor hizo estragos y no tardó en caer rendido. De inmediato le sobrevino un sueño agitado e inquietante: 

Soñó como espectador que un oso blanco flotaba encima de una placa de hielo en medio de la inmensidad del Mar de Groenlandia. Sus aguas se sitúan en la parte más Septentrional del Océano Atlántico Norte, ubicado entre la Costa Oriental de Groenlandia, las islas Svalbard, la isla de Jan Mayen e Islandia. Pero en la angustiosa escena se dejaba contemplar también la  existencia de numerosísimas placas aisladas separadas a pocos metros unas de otras deslizándose sobre la superficie. Era algo increíble y meridianamente imposible que se hubiese producido un proceso tan intensificado de deshielo, donde las masas congeladas no tenían ni siquiera cuatro o cinco metros de grosor. Entre aquel paisaje desolador, se escuchó una voz majestuosa que gritaba en medio de los albores oceánicos: "calentamiento globlal", "calentamiento global", "calentamiento global". Malik lo escuchó varias veces en forma de alarido portensoso mientras observaba cómo el Sol emitía una irradiación abrasadora. Lo sintió en su propia piel. Y también se pudo colocar en el lugar del animal imaginándose lo que el oso podía sentir.

Cuando despertó se mostró nervioso y extrañado. Parecía que había tenido un sueño premonitorio. Sin embargo, en medio de su desazón, no podía llegar a entender lo que esas imágenes oníricas vaticinaban para un futuro no demasiado lejano.
Igualmente ignoraba si alguien más de su tribu habría soñado algo parecido. Ajeno a todo ello, marchó a realizar la actividad rutinaria que se consideraba parte de su subsistencia en perfecta integración y armonía con la preservación del medio ambiente y de las especies que habitaban el Planeta. En su ecosistema, la mano del hombre blanco todavía no había hecho estragos.

Por el contrario, sus descendientes, tres siglos después, serían testigos oculares de aquella masacre medioambiental: los glaciares se derretirían a una velocidad creciente, año tras año, el nivel del mar iría aumentando paulatinamente. La emisión de gases invernadero provocados por quien se denominada a sí mismo el ser superior de la naturaleza, generarian una retención del calor conjuntamente al desarrollo tecnológico y técnico-científico, sin tener en cuenta las mediciones de las irradiaciones y de la contaminación. El cambio climático se haría presente en todo el conjunto de la atmósfera terrestre. El pulmón del mundo, el Amazonas, sería duramente atacado al arrasarse una gran parte de la fauna y flora regional, asistiendo a una intensificación del proceso industrial de tala de árboles. 

Las temperaturas medias globales se han mantenido bastante constantes desde hace miles y miles de años y también los niveles de gases de efecto invernadero. Lo que se convierte en potencialmente peligroso y que desde la década de los sesenta sobre todo no ha remitido sino que ha ido en aumento, ha sido la producción de dióxido de carbono, aumentando con ello el efecto invernadero. En condiciones normales y estables estas etapas de mayor emisión natural de dióxido de carbono, de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y de combustibles fósiles se han compensado del mismo modo, de forma natural. El calentamiento rápido, un fenómeno actual, es preocupante y peligroso porque los seres vivos no tienen tiempo de adaptarse. Por ejemplo, las épocas glaciares se produjeron de forma natural y muy lentamente. 

Se ignora si Malik comprendió a su manera lo que iba a suceder irremediablemente, transcurridos trescientos años, pero aunque así hubiese sido, no habría podido evitarlo. Depende de la voluntad de los Gobiernos y de los intereses que defiendan quienes ostentan el poder en los Estados y en los organismos oficiales internacionales.

Detrás de cada tonelada de CO2, detrás del aumento de la temperatura global y del cambio climático, de los desastres nucleares de los Chernobil y Fukushimas, de la destrucción de las selvas tropicales y del Amazonas, detras de los vertederos de residuos tóxicos en amplias zonas y en el mar...existe una oligarquía que gobierna y dirige los Estados y que decide de forma partidista conforme a sus particulares intereses financieros, políticos y fundamentalmente militares. Existen grandes monopolios que se lucran con beneficios multimillonarios, sin remordimientos, ni firme voluntad de reparación respecto de las consecuencias que el fenómeno contaminante pueda tener para los ciudadanos y la biodiversidad. ¿Qué intereses defienden países cabeza imperialistas, como EEUU, junto a sus aliados en Europa y en el resto del mundo? Es una cuestión que se concentra en quién tiene poder para dirigir y tomar decisiones, aunque nos cueste las condiciones de vida y el bienestar a la inmensa mayoría de la población.

Muchos Malik todavía pudieron hacer uso de las leyes naturales en su sociedad primitiva, siguiendo los dictados de la naturaleza. Hasta hoy.


Michael Jackson - Heal the World

Dame tu voto en HispaBloggers!


-->

Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!