jueves, 9 de febrero de 2017

DISECCIONANDO EL AMOR ALTERNATIVO


El amor alternativo entre dos personas implica disfrutar del momento sin pretensión de alargar la pasión más de lo necesario. Es intenso, abierto y a contracorriente. La entrega entraña mera sugestión, no hay deseo de conocimiento mútuo, ni el amante intenta desvelar el misterio del amado o del atrayente. Se admira la dura realidad de la que forma parte un ser encantador. Sustituir rápido un amor por otro puede dejar un poso de profunda melancolía. Los amores relativos son así. Es una manera de amar, con pasión o no, de estar en pareja o con varias personas a la vez compartiendo y alternando vivencias; resalta un modelo de sentir dentro de un límite de fijación hacia el sujeto erótico o hacia el objeto artífice de la atracción.  

Voy a mostraros una poesía.
El contexto histórico-social en el que se enmarca la acción poética y el argumento, sitúan el tiempo y el lugar en la época franquista durante la década de los sesenta, una vez iniciado el aperturismo aunque todavía en fase incipiente. En una ciudad como Madrid, centralista, que intenta pervivir en medio de una realidad paralela pero donde contrastan y se hacen notar ya voces que se enfrentan  al Status Quo. Es una dinámica de transición. Tanto las libertades como los derechos de la población civil en su  conjunto estaban restringidos, esquilmados. Los españoles habían tenido que tragarse una Guerra Civil que se impuso a sangre y fuego contra las libertades revolucionarias. 

La sociedad no aceptaba abiertamente este tipo de relaciones, la propia ley condenaba su ejecución y desarrollo. A consecuencia de ello, pequeñas y grandes historias solo podían trascender en  la semiclandestinidad, no pudiendo reproducirse de forma explícita en el día a día. Todo ello provocó que en muchos ámbitos se recurriese a la doble moral, una práctica habitual entre la burguesía y las clases altas. En contraposición, cualquier rasgo o manifestación de amor libre, todas aquellas experiencias amorosas, sexuales o eróticas alejadas de lo convencional tenían que llevarse a cabo a escondidas, siendo ocultado su reconocimiento público. En este ejemplo, los personajes se relacionan en un burdel. Las casas de citas eran lugares permitidos oficialmente por el régimen.

Los modelos de relación abiertos, hoy en día expresamente aceptados, son opciones que se eligen o no en función del sistema de creencias de cada cual. Sin embargo en la época que refiere esta poesía, la propia educación y los condicionamientos sociales impuestos, la falta de libertad, el aislamiento que rodeaba nuestro país conforman una gravedad de factores cuya determinación provocó que muchas personas sufrieran fuertes contradicciones existenciales, problemática que también recoge el poema en la figura de uno de sus protagonistas.


El amor alternativo implica disfrutar del momento sin pretensión de alargar la pasión Tuitéalo


Diseccionando el amor alternativo

Ella me encadena y me hace cocinar.
Alicia es frenesí. Mujer de la sopa boba.
Tumbada en el diván.
¡Oh, amores perros!
No es límpida la atmósfera.
 Jubilosa reluce esta noche 
de capciosa contraluz
tras los exámenes finales.
Confettis y champán. El cumple de Miranda.
Roberto el resultón, con porte 
y buen desnorte. 
Y yo la miro cautivo.
A sus labios de carmín. Su sonrisa confidente. 
Tengo un aura espiritual 
pero no quiero que lo sepan.
Se oyen reproches a tocateja, 
Laura  farfulla con Adrián.
Donde se esconden las comadrejas. 
En esta noche estelada. 
De sonrisas y batallas.
De goliardos y rondallas. 
La tuna que se disfraza.
Y yo la remiro cautivo.
Alicia ausente. Alicia frenesí.
No la quiero compartir pero... 
se acercó Roberto, sugerente.
Provocando un amor relativo. 
Tras el corazón negado. Constreñido.
¡No me robes a quien se parece a mi madre!
Que madre solo hay una...¡chaval! 
-recrimina el atractivo-.
No existen los sucedáneos.
O es ella. O ninguna.
Mamá me lo hubiese combatido. 
Y él sigue, relamiéndose los labios.
Y canta. Y baila. Tocando el frenesí de Alicia.
Y yo vuelvo a mirar.
Pálido y mortecino.
Cautivado de por sí. Medio ido.
Y ya llega doña Engracia. 
Con el pastel de cerezas.
Dando las gracias se va al cuarto. Lo festeja.
Sin hacer caso del jaleo.
Con la toga muy deshecha.
Laura se marcha y barrunta, 
va a la cama con su gañán. 
Pocas ganas le tendrá.
Adrián se queda tranquilo.
Y nosotros los goliardos. 
Los de la tuna de San Juan.
Adelantamos trabajo.
¡Les cantamos a las reinas! 
De la calle y del hogar.
Reinas que fornican por cien pesetas.
Con los tunos sanjuaneros.
Las prostitutas con uñas de porcelana, 
presurosamente, nos quitan el gabán 
entre miles de requiebros.
Hace frío esta noche estelada.
Laureada con sonrisas de mirlo.
Doña Engracia ya se acerca. 
Con zalamería y cortejo.
Tratándonos como a niños.
Como a sus chorvos traviesos.
Doña Engracia la Madame.
¡Y cómo se contornea! Parece un pavo real.
Amores altivos gozosos
que descubren la sociabilidad
de unos mocosos de veinte,
en la época del general (ísimo).
Honda melancolía,
lascivia protuberante.
Este aguante es muy propicio.
Será todo un ritual. Galante.
¡Cantad, tuneros!
¡Que canten!
Los diálogos crean un vínculo dichoso.
Dichosa farsa. Moralidad.
¡Santiago y cierra España!,
grito de guerra del generalato.
Opacidad. 
y Franco arreciando en la Plaza de Oriente.
España tenebrosa, abrupta.
Nosotros, los jóvenes  inestables.
La miro en mayor cautiverio.
Es tarde. Alicia se está desvistiendo.
Se quita las ligas de soslayo.
Pronto se desvanece.
Hacia el dormitorio.
Esquivo el agobio sin lloros. Lo dicho.
La chica se fue con Roberto. 
Son amores alternativos 
en las grandes ciudades modernas.
Heme aquí en Madrid. 
En la Universidad Complutense.
Tan vivo como perdido.
Amor como aliciente.
Ensimismado existir del erotismo esencial.
Protagonista en mi propia soledad.
Será porque soy tan pavo 
que se acerca un pavo real.
Doña Engracia me rodea.
Son sus brazos mi ansiedad.
Un alma por sí tendenciosa.
Fogosa perennidad.
Sesenta años a cuestas.
Aunque de muy buen ver.
Yo recito a Baudelaire, 
un soneto, "Une Passante",
mi ideal paradójico.
Lo prefiero al buen rezar.
Tan solo tendré que abrazarla, 
poseerla de una vez; 
y sin mirarla a los ojos, 
hacerme desaparecer.
En esta noche estelada, 
donde las comadrejas yacen. 
Solapadamente.
En asuntos propios, 
debajo de las sábanas. 
Sigo recordando a Alicia. 
Aunque junto a mí se encuadran, 
Miranda la cumpleañera
y madame la pava madre.
Todo está consumado 
en un contorno vacío. 
Amores alternativos, 
sin brillo, ni desafío,
amores de collage
que solo se pueden vivir 
en las grandes ciudades. 
Ciudades como Madrid.
Ante ciertos lujos alejados del campo.
Por cien rubias la hora.
Amores que dan experiencia ,
de peligro y aventura.
Amores cautivos.
Alternativos.
Surrealistas.
Con cierta textura.
Son amores relativos.
Polivalencia de miradas abiertas
y la posibilidad de elegir entre ellas.
Entre todas las miradas 
y frente a cuerpos desnudos.
Y yo me pregunto,
como diría el poeta,
Baudelaire...
"Fugaz belleza
cuya mirada me hizo pronto renacer,
¿y no será como ver en la eternidad?"



Fleetwood Mac - Go Your Own Way
Dame tu voto en HispaBloggers!

Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!

*[PROCEDIMIENTO PARA COMENTAR]:
-SISTEMA DE COMENTARIOS DE FACEBOOK (la caja de comentarios situada arriba del todo):1.- Debes estar conectado a tu cuenta de Facebook, si no es así, resulta imposible enviar el comentario. El propio plugin te advierte: “Inicia sesión para continuar”. Puedes hacerlo desde este blog pinchando dentro del recuadro de la caja y luego en el botón que te lo permite, cuando éste quede resaltado de un azul más oscuro.2.- Escribe tu comentario en la caja rectangular 3.- Finalmente, pincha en “Publicar”.

-SISTEMA DE COMENTARIOS DE DISQUS: (la caja de comentarios situada justo debajo de la caja de Facebook):1.- Pincha en el interior de la caja (el recuadro rectangular que se encuentra debajo del nombre del blog).2.- Inmediatamente se abrirán cuatro opciones: a) El botón D (de Disqus) para comentar desde una cuenta de Disqus. Si no tienes cuenta puedes abrirte una, pero esto es opcional. B) El botón f (de Facebook) para comentar loguéate desde tu cuenta de Facebook. Para hacerlo desde el blog mismo, cuando pulses en el botón, te pedirá el correo y la clave de tu cuenta. C) Botón de Twitter. Para comentar desde aquí te pide el correo y la clave de tu cuenta de Twitter. D) El Botón g (De Google +). Para comentar te pide el correo y la clave de tu cuenta.3.- También puedes comentar como “Invitado”: Una vez hayas pinchado en el cuadro horizontal, debajo del mismo y a la derecha de las 4 opciones anteriores, hay otro cuadro horizontal estrechito y alargado. Pincha dentro y abajo del todo, donde pone: “Prefiero comentar como invitado”, marcas la pestañita cuadrada que hay delante de la frase y a continuación escribes el nombre y el correo. Para enviarlo pincha el botón que tiene dibujada una flecha