Ir al contenido principal

PIÉLAGO

 
Fue en la costa este donde irrumpí en llanto al primer hálito de vida. Aquel despertar en un pueblo del interior, de huertos y matorrales, representó la frontera difusa que separaba el campo del mar. Pero siempre seguí tus pasos.

Porque fuiste tú, un Mediterráneo ambivalente, quien hechizó mis oídos al hacerme escuchar el canto de las sirenas surgidas de los cuentos que me narraba mi madre los domingos de playa. Y donde suspiré cándidamente por el primer amor adolescente en la noche de San Juan. 

Acudí a tí sistemáticamente, casi sin entender el por qué, pues la razón no actuaba. Pero allí estabas siempre, esperándome...
Aquello que sentí tantas y tantas veces, ha perdurado indefinidamente en mi conciencia levantina.
Con la Albufera de fondo, he admirado tu presencia bajo todos los estados del alma, observado tu contorno y formas, alimentado mi espíritu contigo y saciado mi curiosidad. Te he cantado cuando estaba alegre, he jugado con tus conchas, pintado en óleo para eternizarte y llorado desconsoladamente para despedirte.

Eres patria y reino predeterminado. Y nunca te amontonarás en el olvido, esté donde esté:

Viento, agua y arena, 
se enredan en tus redes,
entre peces muertos,
y olor a salitre,
mientras el Sol abrasa pieles cetrinas.
En el verano recién nacido,
eclosiona brevemente la lluvia vespertina,
a punto de culminar el ciclo de la mariposa transformada, 
que revolotea por lo bajo, 
 al tiempo que retumba el ruído acechante del oleaje,
chocando contra el faro...
Son esos momentos en los que visualizo aquello que representas,
mi fiel Mediterráneo,
reconfortada y enderezada por tu recuerdo,
aunque permanezca en tierra seca
de naranjos y azahar. 
Pero ni por esas te cambiaba.
Pues ni el melón, ni la sandía en toda su majestad, 
ni siquiera la vista de las barracas hechas de cañas y de barro,
pueden destronar la vida marinera,
ni los arrozales rivalizar con la espuma blanca ,
ni con pescadores y navíos,
en el horizonte profundo de altamar.
El rocío que empapa las hojas silvestres, 
de los bosques aterciopelados y caducos,
me hace recordar con añoranza aquella humedad salada 
que envuelve al cangrejo bermellón,
camuflado en el acantilado rocoso del puerto en pleno julio. 
También el impacto de la ola azul celeste,
que crepita en su propio pliegue y desmoronamiento,
arrastrando a las caracolas hacia la orilla,
y con ellas el sonido grabado de las aguas de fondo.
De este modo reconstruyes siempre tu trayectoria,
hecha de indecible profundidad abisal. 
Y nada ni nadie te hace sombra, 
te ningunea, o desvaloriza.


Joan Manuel Serrat - Mediterráneo




-->
PINCHA EN LA FRANJA NEGRA PARA DESPLEGARLA Y COMENTAR DESDE GOOGLE +

Comentarios

  1. Y aquí yo, a casi mil kilómetros de distancia, cada día lo añoro y ansío llegue el momento de mi visita obligada, deseada. Y aún antes de llegar, ya quiero quedarme... ¡Ojalá!
    Preciosa entrada ésta. ¡Bravo Ítaca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Ángel,
      El Mediterráneo y su mar desata sentimientos encontrados para los oriundos, difíciles de describir, aunque nos encontremos lejos es un sello de nuestra vida, al menos he intentado recrear los míos.
      Me alegro de que te hayas identificado con la entrada. Gracias por tus palabras. Aquí en tu casa, siempre bienvenido.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. me he dado un paseo por tu blog, me ha gustado lo q he leído (sobre todo éste, la playa está muy presente en mis poemas) y m he hecho seguidor. nos vamos leyendo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex,
      Te doy mi más ilusionada bienvenida, aquí te vas a encontrar un pedacito de mi corazón y la sentida expresión de la amistad, expresada en diferentes pinceladas literarias, poesía, relatos de diversa temática, reflexiones filosóficas, música para el alma...
      Me alegro de que te haya gustado lo que has leído, es un honor.
      Me he pasado por tu blog y he comprobado que ya te seguía. Sin embargo, quiero leer más entradas tuyas y explorar detalladamente los recovecos poéticos de tu bitácora, porque es una preciosidad.
      Disfrutando de tu compañía te mando un fuerte abrazo y el recuerdo del mar, de mi Mediterráneo.

      Eliminar

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE ENRIQUECE CON TUS COMENTARIOS.
¡¡MUCHAS GRACIAS POR PARTICIPAR!!

votar follow us in feedly Dame tu voto en HispaBloggers!  Estadísticas
Donar. Más información
MundoLiterarioTusrelatosUnión Hispano Mundial de Escritores
NetWriters