Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2018

MARISA DOMENECH

MARISA DOMENECH CASTILLO

El alma de Roy Batty, el replicante que aceptó su poética derrota

¿Alcanzó el alma de Roy Batty después de morir en una azotea de Los Angeles en efervescente contaminación atmosférica, su glorificada Puerta de Tannhäuser? ¿Volvió a visitar Orión? ¿Siguió soñando con ovejas eléctricas? Su alma en pecado -como expresarían los cristianos y católicos-, se redimiese o no, tuvo importancia vital en la película de Blade Runner, sobre todo, cuando fue encumbrado para la posteridad al lado de Rick Deckard. Pero él nunca jamás lo supo, ningún personaje. Todos gozan del estatus de otra dimensión a escala cinematográfica. El celuloide fue su mundo, porque aun dentro de sus propias coordenadas, el cazador implacable, el policía Blade Runner, Deckard, liquidó uno a uno a cada replicante sublevado. El último en morir, fue precisamente Roy Batty, quien tuvo el honor de pronunciar palabras mágicas, apoteósicas a ultranza y memorables en primera y última instancia, con capacidad para quitarle de un plumazo el protagonismo a Deckard como personaje-hilo conductor de la…

MORTUORION, EL ZOMBI BUENO

Realmente a esta joven excepción de muchacho (al menos joven en apariencia) parecía gustarle el trozo de carne de ternera que le ofrecía esa mujer. En cambio los restos humanos muertos no se los comía con un placer tan morboso e irresistible. Era angustioso ver la necesidad perentoria que tenían estos seres de devorar con verdadero frenesí la carne humana. Lo había comprobado empíricamente hace ya algunos años y era incuestionable que se trataba de una anomalía biológica post-mortem, según la doctora. Ella era una científica investigadora, miembro de ese pequeño residuo de supervivientes que habían quedado tras la preliquidación y que con pocos medios trataban de buscar una cura al mal que afectó a la humanidad allá por el 2050, hacía casi tres décadas.
Sin embargo, sus ojos miraban distinto de los otros. Por fin, un probable indicio de mínima conciencia básica, aunque fuese dominantemente instintiva. Denotaba cierta empatía y simulaba la compasión. No sabría precisar si se trataría sol…

LA PARODIA DE EL JUSTICIERO REDOMADO

Recién salido del horno de la academia de Marvel, se presentó ante las masas en su debut, como El Justiciero, pues así le había apodado uno de los colegas gráficos que estaba más desvinculado del genial y ahora tristemente desaparecido Stan Lee, tal y como iba a quedar suficientemente demostrado. Sin embargo, esa figura identitaria había entrado por enchufe (cosa nada descabellada en los tiempos que corren) y sin ser nada trepa ni oportunista, su mayor ilusión hubiese sido poder inmiscuirse en la lista de los superhéroes de DC, esto es, la competencia más beligerante dentro del mercado monopolista norteamericano, el mejor del mundo mundial, según los expertos y eruditos. En esto tiempos que corren, también 😜. Ah, ¿que emojis, no? ¿Que esta historia es muy seria? Pues nada. A mandar que pa esos estamos, como decía un personaje de esa extraordinaria película española cuyos dos actores principales recibieron dos sendos galardones Exequo. No pretendemos desmerecer tampoco, sino al contra…

UNA NOCHE SOÑÉ QUE OVIDIO ME HABLABA DE AMOR.- LAS CHICAS DE INTERIOR

Iban cogidas de la mano. Esta narración pretendía Ovidio que no fuese artificiosa, sino sencilla, breve, clara y simple, tan simple como decir que dos y dos son cuatro. Por tanto, iban cogidas de la mano y ya está. (Punto y seguido de momento), y no, por ejemplo: "Iban las dos sujetas por el corazón cartilaginoso de sus agelicales manos". Porque no, Ovidio tenía muy claro que esta narración la iba a contar para su Ars Amandi de forma, como ya hemos visto, sencilla, clara y diáfana. Yo soy el narrador omnisciente del anterior capítulo. Vuelvo a aparecer. Y Ovidio me ha dado instrucciones precisas y muy concretas. Así que... Iban cogidas de la mano. En dirección al metro para llegar al instituto. Empezó a llover y ambas se abrazaron para que el abrigo de una de las dos, el de la morenita con pelo a lo garçon, pudiese cubrir sus cuerpecillos delgados y enjutos. Las palillo las llamaban como mote. Aunque no era ese el peor de todos: bolleras, tortilleras, marimachos, etc, ya os …
Comment Form Deja tu commentario...